China impone a Hong Kong una reforma electoral que asfixiará a la oposición

Pablo M. Díez PEKÍN / COLPISA

INTERNACIONAL

Policía, duraten la bajada de la bandera de Hong Kong
Policía, duraten la bajada de la bandera de Hong Kong LAM YIK

Pekín aumenta los escaños del Parlamento local, pero reduce los elegidos por sufragio universal, y refuerza su poder en el comité que designa al jefe del Gobierno para anular a la oposición demócrata

30 mar 2021 . Actualizado a las 22:18 h.

Ya se conocen los detalles de la reforma electoral de Hong Kong aprobada a mediados de este mes por el Parlamento orgánico del régimen chino. Pekín había prometido una «mejora» de la ley electoral y, efectivamente, así ha sido. para sus intereses

A partir de ahora, el Parlamento de Hong Kong o Consejo Legislativo (Legco) tendrá más escaños al pasar de 70 a 90. Pero menos elegidos con voto directo, ya que antes eran la mitad de la Cámara (35) y ahora se quedan en solo 20. Por su parte, el comité electoral encargado de designar al jefe del Gobierno, formado por grupos económicos y sociales afines en su mayoría a Pekín, tendrá el poder de nombrar a 40 diputados. Los 30 restantes saldrán de cinco elecciones sectoriales, que representan a los empresarios, los profesionales, las organizaciones sociales, los parlamentarios y los representantes locales en la Asamblea nacional.

Además, un comité del Gobierno podrá vetar a los candidatos que no considere «patrióticos» según los informes que le entregue la Policía. En la práctica, eso significa que se quedarán fuera de las elecciones los políticos del bando demócrata que se han señalado por criticar al autoritario régimen chino.

Esta reforma electoral, que es el mayor cambio político en la excolonia británica desde su devolución a China en 1997, también afecta al comité electoral que vota al jefe del Gobierno local. Como en el caso del Parlamento, el propósito es reforzar la presencia de los leales a Pekín para que la oposición no pueda gobernar jamás. A los 1.200 miembros del comité, que en su mayoría son afines al régimen, se suman 300, que procederán de los llamados grupos patrióticos de Hong Kong y de la Conferencia Político-Consultiva del Pueblo Chino, un órgano asesor del Parlamento central.

Por si todo esto no era suficiente, se eliminan también los 117 miembros del comité electoral representados por los concejales de distrito. Elegidos por sufragio universal, en su inmensa mayoría pertenecen al bando demócrata desde los comicios municipales celebrados en noviembre de 2019, cuando la oposición arrasó a los partidos progubernamentales tras las masivas protestas de ese año contra el autoritarismo de Pekín.

Aquella revuelta, que empezó de forma pacífica contra la ley de extradición a China y derivó pronto en una guerrilla urbana, encendió todas las alertas del régimen, temeroso de perder el control sobre Hong Kong.

Si en la reunión del Parlamento central del año pasado impuso una draconiana Ley de Seguridad Nacional que pena prácticamente cualquier oposición política, en la de este ha decretado una reforma electoral para anular a los políticos que reclaman democracia.

Tras su visto bueno por el pleno del Parlamento chino, su comité permanente aprobó este martes los detalles por unanimidad y entre los aplausos de sus 167 miembros. Con la firma del presidente Xi Jinping, la reforma será promulgada este miércoles como sendas enmiendas a los anexos 1 y 2 de la Ley Básica de Hong Kong, que hace de mini-Constitución de esta ciudad.

Dos sistemas Tras su devolución en 1997, Pekín se comprometió a mantener su autonomía al menos durante 50 años bajo la fórmula de «un país, dos sistemas».

Pero, al ver la resistencia de la sociedad, sobre todo de los jóvenes, al creciente autoritarismo de Xi Jinping, ha decidido imponer el principio de 'solo los patriotas gobernando Hong Kong' para eliminar a la oposición que reclama democracia.

«Así se impedirá que aquellos que perturban Hong Kong entren en el comité electoral y en el Consejo Legislativo a través de los comicios», afirmó sin tapujos Tam Yiu-chung, único representante de Hong Kong en el comité permanente de la Asamblea Nacional Popular, recoge el periódico 'South China Morning Post'. En su opinión, este cambio «garantizará que elegimos a personas que defienden genuinamente el principio de «un país, dos sistemas» y son capaces de servir a la sociedad y sus ciudadanos, y no de crear problemas».

Por su parte, la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, aseguró tras la aprobación de la reforma que las voces disidentes no desaparecerán del Parlamento local. «Mientras cumplan el requisito de jurar lealtad a la Región Administrativa Especial de Hong Kong y prometer la Ley Básica, no veo por qué no pueden concurrir a las elecciones quienes tengan ideas políticas diferentes o están más inclinados a la democracia», señaló.

Pero, con medio centenar de políticos demócratas imputados por subversión, pocos en Hong Kong se creen sus palabras ni que la reforma sea una «mejora» del sistema electoral. Si acaso, solo para Pekín.