Maduro ofrece petróleo por vacunas en medio de la guerra con Guaidó por la ayuda exterior

El régimen rechazó la de AstraZeneca después de que la oposición desbloqueara fondos en EE.UU. para pagarla

Guaidó anunció el fin de semana que ha dado positivo en covid
Guaidó anunció el fin de semana que ha dado positivo en covid

Caracas / Corresponsal

La última ocurrencia de Nicolás Maduro es ofrecer petróleo a cambio de vacunas. El presidente venezolano, que la semana pasada rechazó los antivirales de AstraZeneca, está dispuesto ahora a intercambiar parte de la producción petrolera del país a cambio de dosis para hacer frente a la nueva ola de contagios. «Venezuela tiene los barcos petroleros, tiene los clientes, para que nos compren el petróleo y dedicaría una parte de su producción para garantizar todas las vacunas que necesita Venezuela. ¡Petróleo por vacunas!», sentenció.

La propuesta tiene lugar un día después de que Facebook suspendiera durante 30 días la cuenta de Maduro por incumplir las normas sobre difusión de información sobre el coronavirus tras la publicación de un vídeo en el que defendía el antiviral «milagroso» Carvativir (una solución oral derivada del tomillo).

En Venezuela, país al que solo han llegado 700.000 vacunas contra el covid-19 (200.000 de la rusa Sputnik V y 500.000 de la china Sinopharm) la diatriba entre el régimen chavista y la oposición está privando a sus ciudadanos de recibir entre 1,4 y 2,4 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca, justo en el momento en el que la ola de contagios está llevando a los hospitales a niveles críticos de ocupación.

La pasada semana, la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, anunció que Venezuela se negaba a recibir las vacunas de AstraZeneca, ofrecidas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a través del mecanismo Covax. El país, que estaba fuera del mecanismo desde el 2018, por falta de pago, volvió a entrar después de que el opositor Juan Guaidó consiguiera que Estados Unidos desbloqueara 18 millones de dólares de recursos de la petrolera estatal venezolana Citgo para pagar esas vacunas.

Rodríguez argumentó que «informes técnicos» desaconsejan el uso de la vacuna de AstraZeneca. Maduro fue más tajante: «No va a entrar ninguna vacuna que no aprobemos nosotros». «No necesitamos mendigar», agregó Rodríguez. Ambos pidieron «abrir una averiguación penal» contra Guaidó, por el supuesto «secuestro» de fondos para atender la crisis del coronavirus, investigación que abrió el fiscal general, Tarek William Saab.

En las redes sociales, la prohibición de la vacuna de AstraZeneca causó indignación. Se criticaba, particularmente, el hecho de que el propio Maduro, sus ministros y diputados, e incluso personas que forman parte del entorno del régimen pero que ya no pertenecen a él (como la exesposa de Hugo Chávez, Marisabel Rodríguez) se mostraron en público recibiendo la primera dosis de la Sputnik V, cuando buena parte del personal de salud no ha sido vacunado todavía.

El malestar público creció aún más el pasado jueves, cuando Maduro anunció que la vacunación «masiva» de los venezolanos comenzará en julio, y con las vacunas cubanas Abdala y Soberana-2, que están en fase de pruebas. Tanto la Academia Nacional de Medicina (ANM) como el Centro Nacional de Bioética, han exigido que no se hagan experimentos con los venezolanos. Oficialmente, en Venezuela, el número de casos de covid-19 es de 150.000, con 1.521 decesos. Sin embargo, tanto la AN, como el Imperial College de Londres estiman que el número real de casos y óbitos es al menos cinco veces mayor. Uno de los últimos contagiados es Juan Guaidó, como él mismo anunció el pasado fin de semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Maduro ofrece petróleo por vacunas en medio de la guerra con Guaidó por la ayuda exterior