Israel vuelve por cuarta vez a las urnas sin garantías de desbloqueo

Los últimos sondeos auguran una Knéset sin mayoría clara


Redacción / la voz

Las urnas volverán a abrirse este martes para más de 6,5 millones de ciudadanos de Israel. Será la cuarta vez en dos años y tampoco en esta ocasión hay garantías de que los comicios pongan fin al bloqueo político en la Knéset -el Parlamento israelí-, donde las últimas encuestas han vuelto a augurar un escenario fragmentado y sin mayorías claras.

Tras el colapso del Gobierno de unidad pactado por el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y el líder del opositor Azul y Blanco, Beny Gantz, cuya formación podría quedarse ahora sin representación parlamentaria, la alternativa a Bibi está encabezada en esta ocasión por el experiodista Yair Lapid, al frente del centrista Yesh Atid, aunque el favorito, pese a las acusaciones de corrupción que pesan sobre él, sigue siendo Netanyahu.

Las encuestas dan al Likud del primer ministro unos 30 escaños de una Cámara de 120, lo que abre enormemente el escenario para sumar los 61 necesarios para la mayoría absoluta. Los israelíes votarán tras semanas de una progresiva reapertura económica, con más de la mitad de la población vacunada, lo que ha devuelto la sensación de normalidad a las calles.

Otra de las bazas electorales de la candidatura de Netanyahu, que gobierna desde el 2009, son los acuerdos de normalización de relaciones de Israel con cuatro países árabes -Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Marruecos y Sudán (este a falta del acuerdo definitivo)-. En estos comicios tiene asegurado el apoyo de sus tradicionales socios ultraortodoxos -Shas y Judaísmo Unido de la Torá- y la extrema derecha del Partido Sionista Religioso, de fuerte retórica racista, liderada por Bezalel Smotrich.

Pactos y vetos

Al principal aspirante a disputarle la jefatura de Gobierno a Netanyahu los sondeos le dan entre 16 y 19 escaños. Lapid necesitaría sumar el resto de listas que se presentan para desbancar a Netanyahu, como Guideon Saar, quien abandonó el Likud para crear Nueva Esperanza, que tiene una previsión de 9 escaños.

El cuarto candidato en intención de votos es el ultranacionalista Neftalí Benet, de Yamina (al que los sondeos dan también 9 escaños), que dijo el domingo que no apoyará un Gobierno con Lapid, ni uno con Netanyahu que requiera apoyo de listas árabes.

La Lista Conjunta aglutina a varios partidos árabes y en las últimas elecciones logró 11 escaños, convirtiéndose en el cuarto partido con más representación. Pese a ello, la negativa de los bloques a formar Gobierno con esta lista provocó que quedara apartada de la escena política.

En esta ocasión, el partido Raam, presidido por Mansur Abas, se ha salido de la coalición y ha llegado a apuntar a un posible apoyo a Netanyahu que podría volcar la balanza a su favor, si bien el bloque derechista reniega de su respaldo.

La participación en esta jornada electoral también será clave. Israel invertirá más de 170 millones de euros para acercar las urnas a los ciudadanos contagiados y en cuarentena. Serán las elecciones más caras de su historia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Israel vuelve por cuarta vez a las urnas sin garantías de desbloqueo