El Gobierno de Argentina nombró un nuevo ministro de Justicia favorable al avance en la reforma judicial

La Voz MADRID / LA VOZ

INTERNACIONAL

El ministro de Justicia argentino en la apertura de sesiones del Congreso de la Nación.
El ministro de Justicia argentino en la apertura de sesiones del Congreso de la Nación. Prensa Diputados | EFE

El máximo representante del ministerio será Martín Soria, un hombre que secunda a la vicepresidenta en su lucha contra el poder judicial

17 mar 2021 . Actualizado a las 01:15 h.

Tras la dimisión de Marcela Losardo, el Gobierno del peronista Alberto Fernández, cubrió el puesto vacante con Martín Soria. La elección del nuevo alto cargo suscitó controversia en Argentina por tratarse de un hombre cercano a Cristina Kirchner, a quien apoya en su particular enfrentamiento contra el poder judicial.

La designación del nuevo ministro no pasó desapercibida en el país sudamericano por su fuerte defensa de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, con quien comparte la creencia de que está siendo objeto de lawfare o persecución política. Tampoco le granjearon una buena valoración entre los medios de comunicación y entre los opositores sus quejas públicas al funcionamiento judicial durante la época de Mauricio Macri. Y el contexto tampoco le ayuda. Aún están recientes las duras críticas vertidas por Kirchner contra la Corte Suprema y la insistente petición del presidente Fernández en avanzar hacia un control parlamentario del poder judicial. 

Las alarmas están encendidas. El poder Ejecutivo no cesa en su constante de debilitar al poder Judicial. En el fondo, según la oposicIón, de todo este embrollo se encuentran las causas de corrupción de la vicepresidenta, causas que siguen abiertas y avanzan lentamente. 

«Una de las aspiraciones como ministro es terminar con el lawfare, terminar con las operaciones judiciales. Nunca más una justicia que persiga según los vientos políticos de turno», dijo a Radio 10 el aún diputado, que asumirá como titular de Justicia cuando la Cámara Baja acepte su renuncia en el próximo pleno.

El ministro, que según los medios locales, procede del núcleo fuerte del kirchnerismo, es favorable a la reforma judicial que plantea el presidente. En un discurso ante el Congreso el pasado 1 de marzo, Fernández aseguró que la reforma de la Justicia es una demanda «impostergable» de la sociedad: remarcó que el Poder Judicial está en crisis y pidió al Congreso que asuma su «rol de control» del mismo, ante la «judicialización de la política y politización de la justicia» que, a su juicio, se vienen dando.