EE.UU. se alinea con la UE para buscar una solución a la crisis de Venezuela

Pretende «coordinar la presión» para que Maduro acepte elecciones libres

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, durante una comparecencia en febrero
El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, durante una comparecencia en febrero

caracas / corresponsal

El anuncio del Gobierno de Joe Biden de que aprobará un estatuto de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés) de 18 meses para los venezolanos residentes en EE.UU. fue aplaudido por la oposición venezolana, y forma parte, según analistas, de una estrategia coordinada con la Unión Europea y países latinoamericanos para lograr aumentar la presión contra el régimen de Nicolás Maduro, que lo lleve a aceptar unas elecciones libres en el país.

La medida de protección, que puede beneficiar a unos 320.000 venezolanos que hasta ahora vivían irregularmente en EE.UU., fue una promesa de Donald Trump en sus cuatro años de Gobierno, pero solo fue concretada por Biden, que con ella gana popularidad en el sur de la Florida, un estado tradicionalmente republicano, en el que Trump ganó en los comicios de noviembre.

Reuters publicó el lunes declaraciones de un alto funcionario no identificado del Gobierno de Biden, que señaló que EE.UU. «está coordinando con la comunidad internacional un aumento de la presión sobre Maduro, para que haya elecciones libres y justas». El TPS, señaló el funcionario, es parte de esa estrategia, y según señaló la portavoz del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, su aprobación «envía un mensaje claro a Maduro y al mundo: estamos con el pueblo venezolano».

El régimen chavista, por su parte, reaccionó a través del canciller Jorge Arreaza, quien afirmó que tras la aprobación del TPS, «lo coherente sería el levantamiento total de las sanciones arbitrarias que generan dolor y sufrimiento en el pueblo de Venezuela, tal como lo exige la Organización de las Naciones Unidas», en línea con su argumento de que son las sanciones de EE.UU., y no la pésima gestión administrativa del chavismo, lo que ha causado la migración de más de 5 millones de venezolanos en los últimos años.

El líder opositor Juan Guaidó, a su vez, dijo en un comunicado que «los venezolanos que se han visto obligados a huir a Estados Unidos por temor a perder su vidas, ahora pueden dormir más tranquilos» sabiendo que Washington «se solidariza» con el pueblo venezolano y que el TPS «reafirma la postura de principios de EE.UU. a favor de la democracia en Venezuela».

Una postura que parece que Biden, a diferencia de Trump, quiere coordinar con Europa, como señaló su secretario de Estado, Antony Blinken, quien manifestó la semana pasada, tras una reunión virtual con Guaidó, que EE.UU. «trabaja con la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea, y otros grupos internacionales para aumentar la presión multilateral y presionar por una transición democrática y pacífica en Venezuela».

Hoy se espera la llegada de la misión noruega de mediación en Venezuela, que, con el mandato del Grupo de Contacto Internacional (que integra a 17 países europeos y latinoamericanos bajo la coordinación de Josep Borrell, alto comisionado de la UE para la diplomacia) busca juntar a las partes en el país sudamericano para solucionar la crisis política.

A diferencia de su última visita, a comienzos de febrero, el ambiente que le espera a la misión en Caracas es complicado, pues las relaciones con la UE han quedado congeladas por las sanciones a 19 funcionarios venezolanos por parte del Grupo de los 27.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

EE.UU. se alinea con la UE para buscar una solución a la crisis de Venezuela