La joven británica que se unió al Estado Islámico no podrá regresar a su país

El Supremo falla contra la vuelta de Shamima Begum, que huyó con 15 años con dos compañeras de instituto para casarse con un yihadista

La londinense Shamima Begum huyó a los 15 años a Siria para unirse a los yijadistas del Estado Islámico
La londinense Shamima Begum huyó a los 15 años a Siria para unirse a los yijadistas del Estado Islámico

Agencias

Shamima Begum, una británica que huyó con 15 años con dos compañeras de instituto a Siria para unirse al entonces califato del Estado Islámico, no podrá volver a su país. El Tribunal Supremo del Reino Unido falló ayer que la joven no podrá pisar territorio británico para recurrir la decisión del Gobierno de retirarle la nacionalidad.

La máxima instancia judicial se pronunció así a favor del Ejecutivo de Boris Johnson, que recurrió un dictamen emitido en julio por el Tribunal de Apelaciones, que había autorizado a Begum a regresar a a Londres para tramitar en un juicio su reclamación, que ahora quedará pospuesto.

El entonces ministro del Interior británico, Sajid Javid, revocó la nacionalidad a la joven, que ahora tiene 21 años, «por motivos de seguridad», cuando esta fue hallada en febrero del 2019 en un campo de refugiados sirio, embarazada de nueve meses. También rechazó que volviera al Reino Unido a fin de recurrir esa decisión, con el argumento, aceptado ayer por el Supremo, de que ello crearía «riesgos significativos de seguridad nacional» y expondría a los británicos a «un mayor riesgo de terrorismo».

El caso de Begum se ha convertido en paradigma del futuro de quienes se alistaron como combatientes en Siria y sus familiares. Shamima Begum, Amira Abase, de 15 años, y Kadiza Sultana, de 16, alumnas de un instituto del este de Londres, partieron el 17 de febrero del 2015 del aeropuerto de Gatwick con destino a Estambul, tras haber dicho a sus padres que iban a pasar el día fuera de casa. De Turquía pasaron a la ciudad siria de Raqa, entonces capital del califato yihadista.

Nacida y criada en el Reino Unido, Begum vive actualmente en un campo de refugiados en el norte de Siria, donde dice que se casó con el musulmán converso holandés Yago Riedjik, ahora en prisión, y tuvo tres hijos, todos los cuales murieron. Según informaciones periodísticas, su amiga Kadiza Sultana murió en Siria en un ataque aéreo de las fuerzas rusas en apoyo al régimen de Bachar al Asad, y Amira Abase, que se casó con un yihadista de origen australiano, podría seguir viva.  Cuando fue localizada en el  2019,Shamima confesó en una entrevista a un corresponsal de The Times que quería regresar al Reino Unido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La joven británica que se unió al Estado Islámico no podrá regresar a su país