El primer ministro de Armenia ve un intento de «golpe» en el reto lanzado por el Ejército

La cúpula militar exige la dimisión de Pashinián, al que tacha de incompetente

El primer ministro armenio, rodeado de seguidores y fuerzas de seguridad
El primer ministro armenio, rodeado de seguidores y fuerzas de seguridad

moscú / colpisa

El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, muy cuestionado tras la firma de un acuerdo de paz con Azerbaiyán considerado una «traición» para los habitantes de Nagorno Kararbaj, se enzarzó este jueves con el Estado Mayor del Ejército en un cruce de graves acusaciones que han llegado a provocar un toque de atención de Moscú. Rusia mantiene desplegadas fuerzas de paz en una parte de Nagorno Karabaj y tiene una base militar en Armenia en Guiumri, a 126 kilómetros al norte de Ereván, además de una guarnición en la capital armenia.

Todo empezó el miércoles, cuando Pashinián criticó la eficacia de los misiles rusos Iskander en la reciente guerra con Azerbaiyán por el control de Karabaj. El jefe del Gobierno armenio declaró que solo un 10 % de las cargas de los cohetes hacían explosión. Tales palabras fueron desmentidas por el Ministerio de Defensa ruso, en donde subrayaron que los Iskander no llegaron a usarse durante la contienda.

La aseveración de Pashinián provocó la mofa del subjefe del Estado Mayor armenio, el general Tigrán Jachatrián, que fue destituido de inmediato por su actitud crítica. La cúpula militar respondió al cese de Jachatrián solicitando este jueves la dimisión del primer ministro, al que han tachado de incompetente. Pero Pashinián considera que la dirección de las tropas no está en situación de sugerir quién debe o no dimitir en un Gobierno designado de forma legítima y ha percibido que tras tal insubordinación se adivina la preparación de un golpe de Estado militar para derribarle.

Reacciones dentro y fuera

El jefe del Gobierno convocó por eso a sus partidarios a través de Facebook a concentrarse en la plaza de la República de Ereván, a donde acudió él mismo e intervino ante la multitud. Pidió también al presidente Armén Sarkisián que proceda a destituir al jefe del Estado Mayor, Onik Gasparián, por solidarizarse con Jachatrián. El presidente ruso, Vladimir Putin, cuya posición tras la guerra entre armenios y azerbaiyanos se ha consolidado lo suficiente como para poder garantizar que el Ejército armenio no se va a lanzar por su cuenta a una aventura golpista, habló este jueves por teléfono con Pashinián, a quien trasladó, según el servicio de prensa del Kremlin, «la necesidad de que las partes enfrentadas mantengan la calma, la moderación y respeten la ley».

En su intervención ante sus seguidores, Pashinián dejó claro que no dimitirá. «Solo el pueblo puede cesarme», aseguró, y amenazó a sus oponentes con arrestos. Sin embargo, según la prensa local, el ex primer ministro y actual jefe de la oposición, Vazguén Manukián, sacó este jueves más gente a la calle que Pashinián.

Varias decenas de miles de personas ocuparon el centro y cortaron una de las avenidas principales de Ereván en demanda de un cambio de Gobierno. Manukián lleva días movilizando a los partidarios de que dimita el primer ministro y se convoquen elecciones legislativas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El primer ministro de Armenia ve un intento de «golpe» en el reto lanzado por el Ejército