La muerte de dos menores reaviva la inquietud por las peleas entre bandas de jóvenes en Francia

Beatriz Juez PARÍS / COLPISA

INTERNACIONAL

Zona acordonada donde se produjo una de las peleas
Zona acordonada donde se produjo una de las peleas YOAN VALAT | EFE

Los adolescentes, ambos de 14 años, perdieron la vida al ser apuñalados durante enfrentamientos registrados en las periferias del sur de París

24 feb 2021 . Actualizado a las 21:46 h.

La muerte de dos adolescentes en menos de veinticuatro horas en sendas peleas en el departamento de Essonne, al sur de París, ha reavivado en Francia el debate sobre los enfrentamientos entre bandas rivales de jóvenes. Este fenómeno no es nuevo, pero el Gobierno y las autoridades locales se muestran preocupados porque el número de disputas violentas va en aumento, son más violentas que antes y los miembros de las pandillas son cada vez más jóvenes.

Lilibelle, una joven de 14 años, murió de sus heridas en la madrugada del lunes al martes tras ser apuñalada en el vientre durante una pelea entre bandas rivales en la localidad de Saint-Chéron. La adolescente habría tratado de intervenir cuando fue acuchillada, según la prensa local.

Pocas horas después, el martes, otro joven de 14 años murió tras ser también apuñalado en el vientre en otro enfrentamiento entre grupos rivales en Boussy-Saint-Antoine, en el mismo departamento. En este segundo incidente, otro adolescente resultó gravemente herido en la garganta y tuvo que ser hospitalizado. Tras ser operado, su vida no corre peligro.

«Estas peleas entre bandas han aumentado a la vez en número, en intensidad y en gravedad», explicó el prefecto de Essonne, Éric Jalon, en declaraciones a la radio France Info. «En el 2020 se registraron [en Essonne] 91, frente a 56 el año anterior. Antes de las dos muertes que lamentamos [esta semana], hubo otras dos en el verano del 2020 en Massy y en Draveil», detalló.

Caroline Nissand, fiscal de la República en Évry, considera que este fenómeno de enfrentamientos entre pandillas rivales «gangrena» el departamento de Essonne. Suelen enfrentar a jóvenes entre 13 y 16 años, armados y «bien decididos a pelearse», señaló. De momento, la Policía francesa no ha establecido ningún vínculo entre los dos últimos enfrentamientos mortales de Essonne.

Tras la muerte de dos adolescentes en veinticuatro horas, el ministro de Interior, Gérald Darmanin, anunció que enviaría un centenar de agentes de refuerzo a Essonne para tranquilizar a la población, evitar un nuevo drama y tratar de rebajar las tensiones.

Paliza de «salvajismo inaudito»

El 15 de enero, Yuriy, un joven adolescente de origen ucraniano de 15 años, resultó gravemente herido en París, tras recibir una paliza en una trifulca entre bandas rivales. Yuriy estuvo una semana en coma inducido, después de que una decena de jóvenes encapuchados le propinaran patadas, le dieran puñetazos y lo golpearon con bates o barras mientras él estaba tendido en el suelo.

La paliza a Yuriy, de un «salvajismo inaudito» según Darmanin, fue grabada por las cámaras de seguridad de la zona y el vídeo se hizo viral en las redes sociales, al tiempo que provocó una ola de indignación en todo el país.