La muerte de 13 rehenes turcos en una operación contra el PKK enfrenta a Washington y Ankara

Los guerrilleros niegan que ls ejecutaron y afirma que perecieron en un bombardeo turco

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en un mitin de su partido el pasado domingo
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en un mitin de su partido el pasado domingo

Redacción

Turquía ha abierto un nuevo frente con Estados Unidos. Esta vez a cuenta de que la Administración Biden no ha condenado la supuesta ejecución de trece civiles turcos por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak. La versión de Ankara ha sido desmentida por los guerrilleros kurdos, que aseguran que los rehenes fallecieron durante los bombardeos de cazas turcos. Algunos medios y  la Asociación de Derechos Humanos turca IHD apuntan, además, que las víctimas no eran civiles, sino policías, soldados y agentes de inteligencia.

«El doble rasero y la postura selectiva del mundo occidental sobre los ‘terroristas buenos' y los ‘terroristas malos' continúa», escribió en un tuit el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu. Poco después, el ministerio citaba al embajador estadounidense en Ankara, David Satterfield, para expresarle su desacuerdo con el comunicado con el que Washington lamentaba las muertes, pero evitaba condenar el ataque hasta que se confirmen que fue a manos del PKK.

El presidente Recep Tayyip Erdogan fue más allá y acusó a Washington de haber entregado «camiones de munición» al proscrito PKK en el norte de Irak y apoyado así a «terroristas».

El incidente se enmarca en la ofensiva turca Garra de Águila 2 lanzada la semana pasada contra las bases del PKK en el este y el sureste de Turquía y el norte de Irak, zonas todas de mayoría kurda. El PKK, considerada organización terrorista por EE.UU. y la UE, habría tenido secuestrados a los 13 turcos desde el 2015 en una cueva en Gara, a unos 30 kilómetros de la frontera turca.

Varios partidos opositores criticaron la opacidad del Gobierno sobre las operaciones contra el PKK y los ciudadanos secuestrados, según informa Efe. «¿Con este anuncio [sobre la ejecución] pretenden ocultar el fracaso del operativo de rescate de soldados y funcionarios estatales secuestrados?», señaló el portavoz del Buen Partido, Faruk Çinar, tras reclamar al Gobierno que aclare cuántos ciudadanos turcos siguen secuestrados en Irak.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La muerte de 13 rehenes turcos en una operación contra el PKK enfrenta a Washington y Ankara