Moscú abre una nueva crisis con la UE al expulsar a tres diplomáticos

M. P. MADRID / COLPISA

INTERNACIONAL

Macron y Merkel, durante su encuentro telemático del viernes
Macron y Merkel, durante su encuentro telemático del viernes Sean Gallup | Efe

Alemania, Suecia y Polonia advierten que habrá medidas de represalia si no reconsidera la expulsión de sus tres diplomáticos

06 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La expulsión de Rusia de tres diplomáticos de Alemania, Polonia y Suecia en plena visita del alto representante de la UE, Josep Borrell, desencadenó este viernes una ola de incredulidad y de rechazo entre los principales líderes comunitarios. Desde la propia Unión Europea hasta el presidente francés, Emmanuel Macron, y los jefes de Gobierno de los países donde pertenecen los expulsados, todos coincidieron en expresar su malestar a Moscú y, en algunos casos, emplazaron al Kremlin a reconsiderar su postura si no quiere represalias.

El Ministerio de Exteriores decidió echar del territorio ruso a los tres representantes bajo el argumento de que habían participado en manifestaciones a favor de la excarcelación del líder opositor Alexéi Navalni y, por tanto, vulnerado el «estatus diplomático». El Ejecutivo ruso se basaba en el Convenio de Ginebra de 1961 para declarar a las tres personas non gratas. Antes de su expulsión, el ministerio citó a la embajadora sueca, el encargado de negocios polaco y a un delegado de la Embajada alemana para expresarles su protesta por la participación de empleados de los consulados generales de Suecia y Polonia en San Petersburgo y la legación de Alemania en Moscú en las manifestaciones ilegales.

Las órdenes de expulsión continúan con la crisis de los diplomáticos abierta entre diciembre y el mes pasado, cuando Holanda expulsó a dos rusos de su territorio por espionaje y, a cambio, el Kremlin hizo lo propio con otros dos miembros de la legación de Países Bajos.