Mattarella opta por un mediador para salvar la coalición de gobierno

Elige al presidente de la Cámara para tratar de propiciar la paz entre Renzi y Conte

El presidente italiano, Sergio Mattarella
El presidente italiano, Sergio Mattarella

venecia / E. La Voz

La crisis de gobierno en Italia podría estar cerca de una solución. El viernes por la tarde, el presidente de la Cámara de Diputados, y líder del ala izquierda del Movimiento 5 Estrellas (M5E) Roberto Fico, recibió del presidente de la República Sergio Mattarella un mandato exploratorio para formar un posible gobierno.

Sin embargo, ese mandato podría ser de carácter únicamente «diplomático», para estipular la paz dentro de la coalición de centro-izquierda, y permitir un nuevo gobierno dirigido por el primer ministro dimisionario Giuseppe Conte, que aparentemente cuenta con el fuerte apoyo del Partido Democrático (PD) y del M5E. En las últimas horas, ha habido algún que otro acercamiento entre las distintas fuerzas, especialmente del M5E hacia Italia Viva, el partido fundado por el ex primer ministro Matteo Renzi, quien provocó la crisis.

Renzi podría, de hecho, decidir respaldar un tiempo a Conte, ya debilitado, a cambio de grandes concesiones. También él está debilitado frente a la opinión pública: está siendo objeto de duras críticas por una conversación mantenida el jueves con el príncipe saudí Mohamed Bin Salman, en la que opinó que Arabia Saudí podría convertirse en el lugar de un nuevo Renacimiento.

Desde que causó la crisis de gobierno, Renzi es uno de los políticos menos populares: según un sondeo, apenas el 10 % de los italianos confía mucho o bastante en él, frente al 52 % logrado por Conte. Pero en el Parlamento, la fuerza de Renzi es cada vez mayor, y causando la dimisión de Conte ha conquistado la simpatía de segmentos de la finanza y de la industria que no apreciaban la inclinación hacia la izquierda del primer ministro.

Según muchos, Renzi habría provocado la crisis para debilitar o incluso aniquilar políticamente a Conte. En cuanto eje de una coalición de centro-izquierda potencialmente inestable, Conte había cobrado mucha influencia en los últimos meses. Incluso algunos lo compararon con Giulio Andreotti, político democristiano famoso por su astucia. Y sería ese exceso de popularidad lo que habría contribuido a desatar la hostilidad de Renzi.

Pero está jugando con fuego. Si se agravara, la crisis de gobierno podría llevar a nuevas elecciones, que decretarían la ruina de su partido, Italia Viva, que en las encuestas saca menos del 3 %. Por otra parte, el ex primer ministro sabe que muchos diputados del centro y de la izquierda no desean ir a elecciones, ya que probablemente no serían reelegidos; lo que le ha convencido de que es posible crear un nuevo gobierno de centro-izquierda con Italia Viva, pero sin Conte, que debería ser sustituido por alguien menos popular.

En los dos días de consultas, los partidos han acudido al presidente de la República para proponer una solución para la crisis. Italia Viva mantuvo una actitud ambigua. Pero, varios periódicos le han atribuido la propuesta de nombres alternativos, incluido el de Fico, para romper la coalición, pero el PD y el M5S han seguido apoyando a Conte.

El presidente de la República ha elegido justamente a Fico para solucionar la crisis. No como sustituto de Conte, sino como conciliador entre él y Renzi. Aunque en la política italiana, todo es posible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mattarella opta por un mediador para salvar la coalición de gobierno