El «brexit» y la gestión del covid alientan el independentismo en Escocia e Irlanda del Norte

JUAN FRANCISCO ALONSO LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon
La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon

Gordon Brown aboga por una profunda reforma política para que el Reino Unido no se convierta en un «Estado fallido»

26 ene 2021 . Actualizado a las 08:36 h.

El brexit, la gestión de la pandemia del covid-19 y el modelo de Gobierno centralizado están echando más leña al fuego independentista que viene esparciéndose por las cuatro esquinas del Reino Unido y amenaza con agriar el debate político. El pasado fin de semana la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, anunció que de ganar las elecciones autonómicas, convocadas para el próximo mayo, impulsará un segundo referendo para consultar a sus compatriotas si desean romper la tricentenaria unión con Inglaterra y Gales, sin importar lo que diga el Parlamento de Westminster.

«Quiero tener un referendo legal (…) para darle a la gente el derecho elegir. Eso es democracia. No se trata de lo que yo quiero o de lo que quiera Boris Johnson», dijo la mandataria a la BBC. Las encuestas le auguran una amplia victoria al Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) de Sturgeon.

En el 2012 David Cameron y Alex Salmond, entonces primer ministro británico y jefe del Gobierno de Edimburgo, respectivamente; pactaron celebrar una consulta sobre la independencia de la región, la cual se celebró en el 2014 y donde la opción de la permanencia en el Reino Unido fue la vencedora. Sin embargo, tras la victoria del brexit en las urnas apenas dos años después, se reabrió el debate. Seguir en la Unión Europea fue una de las grandes banderas enarboladas por los detractores de la secesión, pero la salida del país del club comunitario se ha convertido ahora en un arma para los independentistas. Las últimas encuestas muestran que de celebrarse hoy un nuevo referendo el 52 % respaldaría la salida frente al 48 % que la rechaza.