La Justicia de Cabo Verde acepta extraditar a EE.UU. a Álex Saab, el supuesto testaferro de Maduro

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Maduro, en una comparecencia ante la prensa el pasado lunes
Maduro, en una comparecencia ante la prensa el pasado lunes Miraflores Press| Efe

La decisión coincide con la constitución del Parlamento salido de las elecciones de diciembre, que ganó el chavismo ante el boicot de la oposición

05 ene 2021 . Actualizado a las 11:19 h.

El Tribunal de Apelación de Barlavento de Cabo Verde ha dado luz verde a la extradición del empresario colombo-venezolano Álex Saab, el supuesto testaferro de Nicolás Maduro, a Estados Unidos, que le acusa de blanqueo de dinero y se le requiere por ser el presunto intermediario entre Caracas y Teherán. La decisión se produce justo el día en que arranca este martes un nuevo capítulo en su convulsa historia política, con dos Parlamentos pugnando por representar el legítimo poder legislativo. Por un lado, el chavismo defiende su derecho a renovar la Asamblea Nacional tras las elecciones de diciembre y, por otro, la oposición  sostiene que, tras el «fraude» electoral, solo cabe la prórroga de la actual legislatura.

La defensa de Saab a través de un comunicado, según recoge Europa Press, ya ha anunciado que apelará la decisión ante el Tribunal Supremo de Justicia, ya que supone «un desafío directo» a la orden del tribunal de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) del pasado 2 de diciembre que ordenaba poner bajo arresto domiciliario a Saab.

El expediente del empresario pasa ahora al Tribunal Supremo de Cabo Verde para que revise los ajustes solicitados y proceda a pronunciarse, una decisión que podría darse en los próximos 15 días. Si el Supremo ratifica la decisión, Saab saldrá rumbo a Miami.

Saab fue detenido el 12 de junio del 2020 en Cabo Verde, donde hizo una parada técnica en su viaje hacia Irán, a donde se dirigía en «misión especial humanitaria bajo el título de enviado especial, con inmunidad completa según el Derecho Internacional», para «negociar la entrega de gasolina y otros productos, como recambios, para impulsar la industria petrolera en Venezuela».

Acusaciones

El colombiano, que cumplió 49 años el pasado 21 de diciembre, mantuvo siempre bajo perfil hasta que apareció en la prensa, cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega lo acusó, en el  2017, de ser uno de los testaferros de Maduro.

El empresario, nacido en Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar con sobrecostes alimentos para un programa de ayudas alimenticias del Gobierno de Maduro, conocido como CLAP.

Un funcionario del Gobierno estadounidense indicó en julio del 2019 que con los CLAP el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro se lucraron, al parecer, con «cientos de millones de dólares».

Estados Unidos también presentó cargos contra Saab y su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido, a quienes acusa de blanquear hasta 350 millones de dólares (unos 296 millones de euros) supuestamente defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela, informa Efe,