Un yihadista marroquí se deja morir en la cárcel tras rechazar comida «impía»

Estaba bajo control médico y fue ingresado el viernes en el hospital Avicena de Rabat

Imagen de archivo de un preso en una cárcel
Imagen de archivo de un preso en una cárcel

Redacción / Agencias

El cabecilla de una célula terrorista desmantelada el pasado septiembre falleció este sábado por inanición en la cárcel de Salé, vecina de la capital marroquí Rabat, tras haber rechazado alimentarse con comida de la prisión al considerarla «impía», según recoge Efe.

La Delegación General de la Administración Penitenciaria precisó en un comunicado que el detenido murió a las 07.00 de esta mañana, pese a la intervención del equipo médico de la institución penitenciaria.

La misma fuente explicó que el fallecido rechazaba alimentarse con la comida que se daba la cárcel por considerarla procedente del taghout (régimen tirano e impío).

La Fiscalía competente fue avisada en dos ocasiones (9 y 13 de noviembre) del rechazo del recluso a alimentarse, explicó la nota que añadió que estaba desde entonces bajo control médico y que fue ingresado el viernes en el hospital Avicena de Rabat.

El fallecido -que fue en su momento presentado como un antiguo delincuente que evolucionó más tarde hacia el yihadismo- encabezaba una célula y fue arrestado en septiembre en Temara (periferia de Rabat) en una operación policial sincronizada en otras tres ciudades, donde se arrestaron a otros cuatro integrantes de la célula.

El comando desmantelado entonces estaba formado por supuestos suicidas que estaban en fase preparatoria «bien avanzada» para pasar al acto.

En su último informe anual, la policía marroquí presentó ante la Fiscalía este año a 21 personas sospechosas en casos de terrorismo y extremismo. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un yihadista marroquí se deja morir en la cárcel tras rechazar comida «impía»