La UE se rinde ante la evidencia de una salida abrupta de Reino Unido

Merkel y Macron rechazan las llamadas de Johnson para lograr un acuerdo de última hora y esgrimen que la única interlocutora válida es Von der Leyen


londres / e. la voz

El Reino Unido y la Unión Europea (UE) han reconocido lo que ya era evidente para casi todos desde hace meses: no lograrán pactar su relación futura, tras la materialización definitiva del brexit esta Nochevieja; y por lo tanto el divorcio se producirá de manera abrupta, abriendo así las puertas a una situación sin precedentes que podría dejar miles de camiones varados, escasez de productos o subidas de sus precios en ambas orillas del canal de La Mancha.

«Siempre tuvimos esperanzas [de que se lograríamos un acuerdo]. Nuestros negociadores siguen en Bruselas (…) Lamentablemente hay dos puntos esenciales: la cláusula ‘controladora' con la que quieren [los Veintisiete] tener atado al Reino Unido a los que ellos quieran legislar [en materia de competencia] y la pesca [...] Me gustaría que hubiera progresos, pero en este momento parece muy, pero que muy probable que no haya un acuerdo», afirmó este viernes el primer ministro británico Boris Johnson, tras visitar una fábrica en Blyth, al nordeste de Inglaterra.

Pese a que el Banco de Inglaterra y la Oficina de Responsabilidad Presupuestarias, solo por mencionar algunas, han advertido que una salida sin acuerdo del mercado único y de la unión aduanera supondrá para la economía británica un golpe aún mayor que la pandemia del covid-19, el premier calificó de «maravillosa» esta alternativa: «Nos permitirá hacer lo que queramos desde el 1 de enero».

Diez minutos en la agenda

Del otro lado del canal de La Mancha los mensajes no fueron mucho más optimistas. «Las diferencias en asuntos fundamentales se mantienen», afirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al comparecer ante la prensa tras concluir la cumbre con los líderes del bloque, en la que las interminables conversaciones apenas ocuparon 10 minutos de la agenda, según la prensa británica.

Además de los sombríos anuncios de Johnson y de Von der Leyen, lo que parece confirmar que ya no hay nada que hacer para evitar un brexit abrupto es el comunicado que los jefes negociadores, Michel Barnier (UE) y David Frost (Reino Unido), emitieron el viernes. En el texto admiten que «no hay condiciones para un acuerdo todavía, debido a significativas diferencias en asuntos como la competencia, gobernanza y la pesca».

Asimismo los negociadores anuncian que no seguirán hablando, porque este sábado lo volverán a hacer el premier y la presidenta de la Comisión. El jueves ambos mandatarios acordaron darle a sus equipos hasta el domingo para conseguir destrabar las conversaciones, sin embargo parece que no han necesitado de todo el plazo para darse cuenta de que la tarea es imposible.

Pero como si lo anterior no fuera suficiente, desde Francia han vuelto a amenazar con vetar un eventual pacto, si consideran que «no se ajusta a sus intereses». La advertencia la hizo otra vez el ministro galo de Asuntos Europeos, Clément Beaune, un cercano aliado del presidente Emmanuel Macron.

Macron y Merkel rechazan las llamadas de Johnson

Por último, un portavoz del Gobierno británico insistió en que el líder conservador está dispuesto a viajar a Berlín o París para forjar un consenso de última hora, pero no desmintió los rumores de que Angela Merkel y Emmanuel Macron han rechazado sus llamadas telefónicas. La canciller alemana y el presidente galo esgrimen para no coger el teléfono a Johnson que la única interlocutora válida para negociar es la presidenta de la Comisión Europea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La UE se rinde ante la evidencia de una salida abrupta de Reino Unido