Leopoldo López: «La causa venezolana no es de derechas o izquierdas, es de defensa de la libertad»

Rubén Santamarta Vicente
rubén santamarta REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Leopoldo López, el viernes antes de un acto en Madrid
Leopoldo López, el viernes antes de un acto en Madrid BENITO ORDOÑEZ

El líder opositor, ahora en el exilio en España, admite que se han enfriado las expectativas de relevo de Maduro: «Estamos en un momento difícil, pero tenemos que seguir adelante»

06 dic 2020 . Actualizado a las 10:03 h.

Está a punto de cumplir Leopoldo López (Caracas, 1971) dos meses en Madrid, adonde llegó tras su precipitada huida de la embajada española en Venezuela, y después de varios años en prisión primero y en arresto domiciliario después, convertido en una de las principales figuras opositoras a Nicolás Maduro. Eligió López la capital española para su exilio por ser el lugar en el que residen sus padres (su madre acaba de ser operada de un trasplante de riñón hace apenas una semana, recuerda durante la charla telefónica), y también sus tres hijos y su mujer, Lilian Tintori, otra activa opositora que a la vez le gestiona su caótica agenda, cargada de actos y entrevistas internacionales, en vísperas de unas nuevas elecciones en Venezuela.

-En estas semanas, ¿cómo está siendo la relación con el Gobierno español? O con una parte del Gobierno, porque no sé si ha mantenido algún diálogo con Podemos.

-La relación ha sido directamente con el presidente del Gobierno y su equipo, y con la ministra de Asuntos Exteriores. Y es una relación muy fluida, España ha estado siempre al lado de la causa por la libertad de Venezuela, por la democracia y por las elecciones libres. Pedro Sánchez promovió que se reconociera en países europeos a Juan Guaidó como presidente legítimo. España está y seguirá estando en la promoción de unas elecciones libres en nuestro país.

-¿Pero ha mantenido relación con alguien de Podemos en el Gobierno? Porque ha tenido reuniones con casi todos los grandes partidos...

-Solo directamente con Pedro Sánchez, que es quien preside. Yo entiendo que hay una coalición en España, pero en la conversación que tuve apenas 48 horas después de mi llegada a España, Pedro Sánchez me dejó claro que él es el encargado de dirigir el Ejecutivo y la política exterior española. Y sí, también he hablado con Pablo Casado, Inés Arrimadas, Santiago Abascal, Ayuso, Almeida, con senadores, diputados, con los expresidentes Rajoy, Aznar y González...

-Y de todos ellos, ¿a quién se siente más cercano?

-A todos, porque con todos hay plena coincidencia sobre lo que pasa en Venezuela y lo que tiene que pasar. Los tres expresidentes tienen una visión compartida de que en mi país hay una dictadura que es responsable de una tragedia humanitaria, y que hay que lograr unas elecciones libres y verificables. PSOE, PP, Ciudadanos y Vox me han demostrado su compromiso con el país.

-¿Usted cree que es más útil en España que en Venezuela?

-Son etapas diferentes. Intenté ser útil estando en la cárcel, estando en mi casa, estando en la embajada... Ahora las circunstancias han cambiado, pero creo que ahora sirvo mejor desde aquí. Estoy en España, sí, pero dedico todo mi esfuerzo y todas mis horas a la lucha por Venezuela. Ya en la cárcel tuve que aprender a hacer trabajo por el cambio desde la distancia, algo que tan bien sabemos con la pandemia.

-¿Y qué resultados cree que está obteniendo durante estas semanas en España? ¿Ha conseguido algún avance para el cambio en su país?