La UE, dispuesta a cooperar con Biden ante China y en cuestiones comerciales

Michel ha invitado al presidente electo a dos cumbres a principios de año


redacción / la voz

La Unión Europea (UE) quiere aprovechar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones estadounidenses para «cooperar» con Washington en relación con China y otros retos como la pandemia de covid-19, el cambio climático y la resolución de las disputas comerciales entre ambos. «La llegada de una nueva Administración y un nuevo Congreso en Estados Unidos es una oportunidad para la UE para renovar y revitalizar su relación estratégica con EE.UU., basada en intereses mutuos», señala el documento preparado por el equipo del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que ayer discutieron los Veintisiete, según recoge la agencia Efe.

Especialmente, destaca que «China seguirá estando al frente de la política exterior de EE. UU. y tenemos un interés en trabajar juntos para abordar nuestras preocupaciones compartidas en economía, derechos humanos y seguridad».

«Sin dejar de colaborar directamente con China», la UE quiere cooperar con Estados Unidos en foros multilaterales y en la región Indio-Pacífico, sin olvidar otros retos de política exterior como Rusia, Turquía, Irán, Oriente Próximo, África, los Balcanes Occidentales, el partenariado oriental y América Latina.

El documento, que pretende ser una primera reflexión sobre la futura relación con Biden, que los jefes de Estado y de Gobierno discutirán en la cumbre del 10 y el 11 de diciembre en Bruselas, también menciona la necesidad de «profundizar aún más» la cooperación trasatlántica en ámbitos como la lucha antiterrorista, la seguridad cibernética y la OTAN.

En este sentido, Michel ha invitado Biden a participar en una cumbre virtual y a otra presencial en la primera mitad del 2021, que se trataría de hacer coincidir con una visita del líder demócrata a la sede de la OTAN en Bruselas.

Preparación de la visita

Según informó el domingo un funcionario de la UE, el presidente del Consejo Europeo y su equipo están actualmente en estrecho contacto con el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, «para ver si pueden organizar una visita común» en el primer semestre del próximo año.

«Parar la expansión del covid-19» es «el reto más inmediato para la UE y Estados Unidos», dice el documento que envió el equipo de Michel a los representantes de los Veintisiete en Bruselas. «Tenemos que intensificar la cooperación para garantizar un acceso global, equitativo y asequible a una vacuna segura y efectiva», continúa el texto.

Además, la UE debe «dar la bienvenida» al anuncio de Biden de volver a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y poder así colaborar en las emergencias sanitarias globales. También se pretende que EE.UU. los países de la UE puedan reabrir sus fronteras para los viajes no esenciales, «tan pronto como las condiciones lo permitan».

«Dado el compromiso del presidente electo de volver al Acuerdo de París en su primer día en el cargo», los Veintisiete deben conseguir que EE.UU. se comprometa cuanto antes con el objetivo de la neutralidad climática. También quieren pactar con Washington el mecanismo de ajuste del carbón en frontera y cooperar para lograr un acuerdo global para proteger la biodiversidad en la Convención de Diversidad Biológica que se celebrará en China en mayo del 2021.

Otro de los objetivos que recoge el documento que el equipo de Michel ha enviado a los Veintisiete es la «rápida solución» de la actual disputa por los aranceles. Aunque no lo menciona directamente, Bruselas y Washington se han impuesto sanciones arancelarias por las ayudas ilegales a Airbus y Boeing.

El mes pasado, la Comisión Europea impuso aranceles por valor de 3.360 millones de euros a las importaciones estadounidenses de varios modelos de aviones Boeing, productos agrícolas y bienes industriales. Anteriormente, el año pasado, la Administración Trump impuso aranceles por 7.500 millones de euros a productos como el aceite de oliva, las aceitunas de mesa o el vino.

Los Veintisiete afrontan la reforma del espacio Schengen

El cierre de fronteras entre los países europeos, cada vez más frecuente desde los atentados del 2015, hace necesario analizar los motivos y corregir los problemas detectados, con vistas a la reforma del espacio de libre circulación, defendió ayer la Comisión Europea (CE) en el primer Foro sobre Schengen. La cita virtual reunió a miembros de la Comisión, ministros del Interior de los Estados miembros y eurodiputados. Las aportaciones serán tenidas en cuenta con vistas a una estrategia para reforzar el espacio de libre circulación que Bruselas presentará en mayo del 2021.

Los últimos atentados en la Unión Europea, ocurridos en Francia y Austria entre septiembre y noviembre, llevaron a principios de mes al presidente francés, Emmanuel Macron y el canciller austríaco, Sebastian Kurz, a reclamar la reforma urgente de Schengen, para una mejor protección de las fronteras externas frente a la amenaza terrorista.

En su última videoconferencia, a mediados de noviembre, los ministros de Interior de los 27 incluyeron una mención expresa al objetivo de optimizar la protección de las fronteras externas para «saber quién entra y quién sale», aumentando los intercambios entre los países sobre personas que supongan una amenaza e impidiendo que los combatientes extranjeros entren sin ser detectados. Macron tiene intención de llevar el asunto a la cumbre europea del próximo diciembre.

Analizar los motivos

«Entre el 2006 y el 2014 los controles en las fronteras internas fueron reintroducidos 35 veces, mientras que entre el 2015 y el 2020 el número ascendió a 2.005», dijo ayer la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un mensaje difundido con motivo de la reunión. Von der Leyen consideró que se trata de un aumento «significativo» y llamó a averiguar «los motivos que hay detrás y abordarlos».

La presidenta de la CE se mostró confiada en el futuro de Schengen, que consideró uno de los grandes hitos europeos, pero advirtió de que «no hay que darlo por hecho» y llamó a trabajar en tres ámbitos, empezando por unas «fronteras externas seguras», que permitan detectar a cualquiera que suponga un peligro para la seguridad.

El pacto migratorio y de asilo presentado en septiembre plantea soluciones con ese objetivo, a través de procedimientos de identificación en las fronteras, dijo la presidenta de la CE. La negociación de ese plan sin embargo podría demorarse por las diferencias entre los miembros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La UE, dispuesta a cooperar con Biden ante China y en cuestiones comerciales