Trump apunta a que dejará la Casa Blanca mientras insiste en el fraude

Reclama a Biden que demuestre que su victoria en las elecciones fue legal


washington / efe

El agitado y confuso proceso de transición prosigue en Estados Unidos, después de que el presidente, Donald Trump, insinuara por primera vez que dejará su cargo si el Colegio Electoral vota por el demócrata Joe Biden, al tiempo que reiteró que hubo fraude el 3 de noviembre.

«Ciertamente lo haré, y ustedes lo saben», dijo el jueves por la noche a preguntas de los periodistas acerca de si dejará la Casa Blanca si Biden es votado en el Colegio Electoral. Es la primera vez que el mandatario reconocía, aunque fuese de manera implícita, su derrota en las elecciones.

No obstante, este viernes, antes de desplazarse a su club privado de golf en Sterling (Virginia) volvía a insistir en su teoría sin pruebas de «fraude» electoral. «Biden solo puede entrar en la Casa Blanca como presidente si puede probar que sus ridículos ‘80.000.000 de votos’ no fueron obtenidos fraudulenta o ilegalmente. Cuando ves lo ocurrido en Detroit, Atlanta, Filadelfia y Milwaukee, un fraude masivo de votos», dijo a través de Twitter.

Pese a la lluvia de demandas de la campaña de Trump, los tribunales estatales han desestimado casi la totalidad de las acusaciones, y la mayoría han certificado ya la victoria de Biden. Este viernes mismo, un juez federal de apelaciones desestimó su último recurso en Pensilvania al asegurar que no hay evidencias de fraude.

En la última semana se han oficializado los resultados en Pensilvania, Míchigan y Georgia, tres de los estados claves que Trump perdió en los comicios y que apuntalan la victoria del demócrata.

Por su parte, Biden ya ha comenzado a anunciar a algunos de los cargos que compondrán su Gabinete, previa confirmación por el Senado, como el secretario de Estado, Anthony Blinken, y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, pero sigue sin recibir la tradicional llamada de cortesía por parte del perdedor en los comicios.

Preguntado acerca de si acudirá a la toma de posesión de Biden, ceremonia a la que históricamente asisten los presidentes pasados, Trump eludió confirmarlo. «Yo sé la respuesta», apuntó de manera enigmática.

En medio de este inusual escenario, y casi un mes después de acudir a las urnas, los estadounidenses contemplan asombrados las sorprendentes y a menudo contradictorias declaraciones de Trump. El lunes, el presidente dio luz verde al inicio de la transferencia de poder a Biden, después de que Emily Murphy, responsable de la Administración Federal de Servicios (GSA, en sus siglas en inglés), iniciara el proceso de transición desbloqueando recursos para que el equipo del demócrata vaya tomando control de la burocracia federal. Y, al mismo tiempo, clamaba desde Twitter -que añade a sus mensajes una advertencia de falta de evidencia- las denuncias de «trampas y robo» por parte de los demócratas.

Estrategia legal

Su equipo, comandado por el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, solo tiene hasta el 8 de diciembre para desarrollar su estrategia legal. Ese día todos los estados deberán haber resuelto cualquier disputa y sus gobernadores deben enviar los resultados certificados al Congreso.

Trump ha intentado frustrar la burocracia electoral porque, una vez confirmado el conteo de cada estado, estos consignan los compromisarios que les corresponden dentro del sistema de Colegio Electoral el 14 de diciembre y transmiten el resultado al presidente del Senado y al vicepresidente, Mike Pence, el 6 de enero.

Una vez confirmado que Biden supera los 270 votos electorales, el presidente electo inaugurará su mandato en una ceremonia frente al Capitolio el 20 de enero. Los resultados sitúan a Biden con 306 votos frente a 232 de Trump.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Trump apunta a que dejará la Casa Blanca mientras insiste en el fraude