Polémica en Portugal por permitir que 600 personas asistan hoy al congreso anual del Partido Comunista

El presidente del Colegio Oficial de Médicos luso considera que la decisión del PCP es «irresponsable y puede poner en peligro la salud y las vidas de muchas personas»

El secretario general del Partido Comunista Portugués (PCP), Jerónimo de Sousa
El secretario general del Partido Comunista Portugués (PCP), Jerónimo de Sousa Efe

Lisboa / Corresponsal

El Partido Comunista Portugués (PCP) va a celebrar, contra viento y marea, su congreso anual con 600 delegados, desde hoy viernes hasta el próximo domingo, a pesar de la situación dramática que atraviesa Portugal, que sigue en estado de emergencia por la pandemia y que este jueves ha registrado 6.383 nuevos positivos, 83 fallecidos y 516 internados en las ucis.

El lugar escogido es el Pabellón Municipal de Loures, un municipio situado a pocos kilómetros de Lisboa y uno de los más afectados por el covid-19. El Ayuntamiento de Loures está regido por un alcalde del PCP, el exdiputado Bernardino Soares. El confinamiento perimetral vigente desde este viernes a las 23 horas hasta las cinco de la mañana del 2 de diciembre en todo el país, además del toque de queda este fin de semana desde la una de la tarde a las cinco de la mañana, no ha impedido al secretario general del PCP, Jerónimo de Sousa, seguir adelante con el congreso y la presencia de 600 delegados procedentes de todas las regiones del país.

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Portugal, Miguel Guimarães, considera que la decisión de De Sousa es «irresponsable y puede poner en peligro la salud y las vidas de muchas personas». El primer ministro, el socialista António Costa, se ha limitado a decir que «la celebración del congreso comunista es legal, no viola la ley y el Gobierno no puede interferir». 

Jerónimo de Sousa insiste en que «la Dirección General de Salud autoriza el congreso porque cumpliremos todas las normas de seguridad impuestas por la DGS». El secretario general del PCP garantiza que «los 600 delegados presentes llevarán mascarilla y mantendrán la distancia de seguridad de metro y medio. Lo mismo ocurrirá en los autobuses, los vehículos de transporte y en las comidas», insiste.

La abstención del PCP en los presupuestos, moneda de cambio 

El principal partido de la oposición, el PSD de centroderecha de Rui Rio, al igual que el conservador CDS-PP, de Francisco Rodrigues dos Santos, han criticado duramente que el gobierno minoritario de António Costa «permita la celebración del congreso de los comunistas lusos en un momento tan difícil para Portugal, con muchas restricciones a la movilidad y con toque de queda activo en muchos municipios».

El presidente del PSD considera que «la autorización del congreso ha sido la moneda de cambio que Costa ha tenido que pagar por la abstención del Partido Comunista en la votación de los presupuestos, de este jueves, sin la cual no hubieran podido ser aprobados».

Para muchos analistas, el ejecutivo portugués tiene los días contados y no llegará al final de la legislatura. Los motivos apuntados son las relaciones cada vez más tensas entre los socialistas y los bloquistas, de Catarina Martins, uno de sus apoyos decisivos en la denominada geringonça de la anterior legislatura. A ello hay que añadir las distantes relaciones entre Costa y Río, aunque hace unos meses muchos apostaban por un pacto de centro entre el PS y el PSD.

Nada más lejos de la realidad, como se ha visto este jueves en el Parlamento, cuando el el PSD se ha aliado al Bloco de Esquerda para aprobar una enmienda de los presupuestos del 2021, que traba la transferencia del Estado Luso de 476 millones de Euros al Fondo de Resolución del Novo Banco, que surgió en el 2014 tras la caída del Banco Espírito Santo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Polémica en Portugal por permitir que 600 personas asistan hoy al congreso anual del Partido Comunista