La transición en Estados Unidos toma fuerza tras semanas de demora

El equipo de Biden mantiene una veintena de reuniones en el primer día


nueva york / e. la voz

El equipo de transición del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvo al menos 20 reuniones con funcionarios de la Casa Blanca y de las agencias federales un día después del inicio formal del traspaso de poderes. Tras más de dos semanas de demora del proceso impuesta por el todavía presidente, Donald Trump, los demócratas asumieron de inmediato la tarea de preparar a la vasta burocracia estadounidense para un cambio radical de agenda.

A 56 días para la toma de posesión y en plena semana festiva de Acción de Gracias, la relación entre los equipos de los dos presidentes dio un giro hacia la normalidad. «El acercamiento ha sido sincero, no ha sido de mala gana hasta ahora, y no espero que lo sea», confirmó el presidente electo en su primera entrevista tras las elecciones con el periodista de la cadena NBC Lester Holt. Aunque aún se desconoce hasta dónde llegará la cooperación entre los equipos, el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, se reunió con su homólogo en el lado de Biden, Ron Klein.

El encuentro dio lugar a un movimiento crucial. Biden comenzará el próximo lunes a recibir los informes con información clasificada que llegan cada día al Despacho Oval y que el presidente se negaba a compartir. Superado ese paso, la futura Administración tiene por delante la tarea de reconstruir las grietas dejadas por los intentos del republicano de desmantelar las diferentes agencias federales. El equipo de Biden señaló que su primer paso será determinar el alcance de ese daño, aunque el presidente electo aseguró que no intervendrá ante el Departamento de Justicia para depurar responsabilidades de la Administración Trump.

Los principales retos del demócrata serán hacerse cargo de una economía en ruinas y la distribución de la vacuna contra el coronavirus. «Utilizaré todos mis poderes para luchar contra la pandemia», prometió ayer Biden, en un mensaje a la nación con motivo de Acción de Gracias, en el que hizo un llamamiento a la unidad del país. El mandatario mantendrá al doctor Antony Fauci como el principal experto en enfermedades infecciosas del país.

El proceso de transición recibió el espaldarazo desde China. Su presidente, Xi Jinping, felicitó a Biden por su triunfo electoral y expresó deseos de una «cooperación en que todos ganen» cuando las relaciones entre los países están en su peor momento.

Trump insiste

Mientras la calma parecía llegar a Washington, al mismo tiempo que hablaba Biden, Trump entró por teléfono en un evento que celebraba en Pensilvania su abogado, Rudy Giuliani, para seguir con la publicidad de sus acusaciones de fraude electoral, del que no existe prueba alguna. El republicano no tiene previsto conceder la victoria a su rival y aún tiene dos meses para ejercer el poder de su cargo. Nada hace prever que se quede quieto. Sus planes pasan por conceder nuevos perdones presidenciales a sus aliados más cercanos.

El primero en la lista es Michael Flynn, su primer asesor de Seguridad Nacional, por la causa que investiga la presunta coordinación entre la campaña de Trump y el Gobierno ruso en las elecciones del 2016, informó la web Axios. En las quinielas también está su exdirector electoral Paul Manafort, quien cumple una condena de siete años y medio por las conexiones rusas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La transición en Estados Unidos toma fuerza tras semanas de demora