Londres recorta la ayuda internacional y congela el sueldo a los funcionarios

juan francisco alonso LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

El ministro de Economía, Rishi Sunak, a su salida de Downing Street
El ministro de Economía, Rishi Sunak, a su salida de Downing Street SIMON DAWSON | Reuters

El Gobierno de Boris Johnson pretende afrontar así la crisis provocada por el covid-19

25 nov 2020 . Actualizado a las 19:18 h.

El covid-19 ha arrasado la economía británica, que terminará el año siendo 11,3 % más pequeña que en el 2019 y con casi dos millones de nuevos parados. Para enfrentar este desbarajuste, no visto en más de tres siglos, el Gobierno británico ha presentado un nuevo plan de medidas, que incluye un endeudamiento récord de 400.000 millones de libras (444.000 millones de euros), la congelación de los salarios al grueso de los funcionarios públicos y un recorte drástico de los fondos para la cooperación internacional.

«La emergencia sanitaria no ha terminado y nuestra emergencia económica solamente ha comenzado». Con este tono dramático el ministro de Economía, Rishi Sunak, presentó este miércoles a la Cámara de los Comunes el programa con el que espera «proteger la vida y las condiciones de vida de las personas».

Durante los próximos meses el Gobierno británico continuará inyectando fondos a la economía. Este miércoles se conoció que las empresas ferroviarias recibirán unos 10.000 millones de libras (11.000 millones de euros) para compensar sus pérdidas. Igualmente las arcas públicas seguirán pagando los salarios de quienes no puedan trabajar por culpa de la pandemia hasta el mes de marzo y por ello el Reino Unido seguirá endeudándose a unos niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial.

Los anuncios del Gobierno han desatado la polémica. La oposición y la Iglesia Anglicana han cuestionado la congelación salarial a la Administración pública y el tijeretazo a la ayuda al desarrollo, que pasará de un 0,7 % del Producto Interior Bruto (PIB) a un 0,5; alrededor de unos 4.000 millones de libras (4.400 millones de euros) menos.

«Usted aplaudió a los trabajadores esenciales y ahora les da este mazazo», afirmó la diputada laborista Anneliese Dodds, mientras que Sunak aclaró que los trabajadores de la sanidad y aquellos que ganen menos de 24.000 libras anuales (26.930 euros) sí recibirán un pequeño ajuste.

Respecto al recorte a la ayuda a la cooperación, pese a que el ministro aseguró que sería temporal eso no lo salvó de las críticas. Así el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, tachó la medida de «vergonzosa».

El «brexit», lo que no podía faltar

Si el covid-19 no fuera bastante, la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR, en inglés) advirtió que un brexit abrupto podría empeorar la recesión, porque «golpeará a los sectores que no han sido tan golpeados por la pandemia» como la manufactura o los servicios financieros.

Además, The Guardian publicó este miércoles unos informes elaborados por el Gobierno, en los que se admite que el país está en riesgo de una «crisis sistémica» por la combinación de la pandemia, el cambio climático y la salida de la UE.