Etiopía prepara el asalto final y avisa que «no habrá piedad» con los rebeldes

El Ejército se encuentra a menos de 100 kilómetros de Mekelle, la capital de la conflictiva región de Tigray, y ultima la operación militar para hacerse con el control de este bastión rebelde

Agencias

El Ejército etíope ha lanzado este domingo una clara advertencia a la población civil de Mekelle, la capital de la conflictiva región de Tigray, de que se distancie del Frente para la Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF) antes de que comience la operación militar definitiva para hacerse con el control de este bastión rebelde, ya que «no habrá piedad» cuando comience el ataque. «Queremos mandar un mensaje a la gente de Mekelle: salvaos de cualquier ataque de artillería. La junta [del TPLF] se está escudando en la gente y la gente debe aislarse. Después de ello, no habrá piedad», señaló el portavoz militar, coronel Dejene Tsegaye, según recoge The Guardian.

El Ejército se encuentra ya a menos de 100 kilómetros de la capital, y se dispone a lanzar «las próximas fases, que van a ser la parte decisiva de la operación: rodear la ciudad con tanques, terminar las batallas en las zonas montañosas y avanzar a campo abierto», según el coronel. El portavoz ha insistido en su advertencia al asegurar que, hasta el momento, el Ejército etíope había hecho todo lo posible para prevenir víctimas civiles aunque la operación en Mekelle «podría arrojar un resultado distinto». Un portavoz de la fuerza de intervención del Gobierno en Tigray, Redwan Husein, ha pedido al líder del TPLF, Gebretson Debremichael, que reconsidere su postura y se rinda, porque todavía hay tiempo.

 

Nuevos avances

El líder del TPLF ha asegurado que la ofensiva militar en Tigray está causando «enormes bajas a los invasores». «Nuestras fuerzas están usando trincheras para defender sus posiciones. Como consecuencia, nuestras bajas son mínimas, aunque no puedo proporcionar un número exacto», dijo según recoge Efe.

Horas antes, el Ejército etíope anunciaba que la localidad de Idaga Hamus, a unos 90 kilómetros de la capital, ya estaba bajo su control, tras capturar el sábado Adigrat, la segunda ciudad más grande de la región. Con estas conquistas, las tropas del primer ministro Abiy Ahmed ya se ha hecho con el control de cinco localidades de Tigray, si se suman las de Shire, Axum y Adwa.

Más de 33.000 etíopes han cruzado la frontera con Sudán en poco más de una semana para escapar del conflicto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Etiopía prepara el asalto final y avisa que «no habrá piedad» con los rebeldes