Pompeo hace un último guiño a Israel en Cisjordania

Los productos fabricados en los territorios ocupados llevarán el rótulo "Made in Israel"

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, visitó este jueves los Altos del Golán
El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, visitó este jueves los Altos del Golán

Nueva York / E. La Voz

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se convirtió ayer en el político de mayor rango de ese país en realizar un viaje oficial a un asentamiento israelí en el territorio palestino ocupado de Cisjordania. Pompeo aprovechó la visita para anunciar dos cambios en la política estadounidense que fueron vitoreados por la derecha israelí y denunciados por los palestinos.

Los productos fabricados en los territorios ocupados llevarán el rótulo Made in Israel (hecho en Israel). Este cambio en la normativa de etiquetado es «consecuente con la estrategia de política exterior basada en la realidad», alegó el Departamento de Estado poco antes de la visita de Pompeo al asentamiento judío de Psagot, al sur de Ramala, donde fue recibido en una bodega que puso su nombre a uno de sus vinos.

Momentos antes de llegar, el máximo responsable de la política exterior de EE.UU. lanzó una iniciativa para combatir el movimiento de boicot a Israel liderado por los palestinos conocido por las siglas BDS (boicot, desinversiones y sanciones). La causa, apoyada por 170 oenegés palestinas, aboga por incrementar la presión económica y política sobre Israel con el objetivo de recuperar los territorios ocupados. Pompeo explicó, junto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que considerará este movimiento como antisemita y cortará la financiación a todos los grupos que participen en él. Estas medidas suponen un regalo de despedida a Israel por parte de una Administración Trump, que ha roto décadas de la política de Washington hacia el país, consumada con el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Otra novedad para un secretario de Estado fue su visita a los Altos del Golán, territorio sirio invadido por Israel en 1967 y anexionado en 1981. Una anexión rechazada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pero que Donald Trump reconoció en marzo del 2019. Esta huella dificultará las relaciones del próximo presidente, Joe Biden, con el Estado hebreo, que visitó por primera vez en 1973.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pompeo hace un último guiño a Israel en Cisjordania