Melania aconseja a Trump que acepte la derrota

Crece el círculo de allegados que sugiere al presidente que reconozca el triunfo de Biden

Trump, durante su rueda de prensa en la noche electoral
Trump, durante su rueda de prensa en la noche electoral

Nueva York, Madrid / Colpisa

Donald Trump se queda cada vez más solo en su defensa de una victoria electoral. Su mujer, Melania, le ha aconsejado que acepte la derrota llegado este momento en que el escrutinio concede un triunfo sin paliativos a su rival demócrata y todo el país lleva horas festejando la nueva legislatura de Joe Biden

La situación en torno al presidente saliente tiene tintes de tragedia más que de caricatura. No solo su pareja le ha recomendado que anuncie a los estadounidenses el fin de su mandato, sino que crece el número de allegados y miembros del círculo íntimo del líder republicano que le han dado la misma opinión. Incluso su yerno, Jared Kushner, uno de sus principales asesores y artífice por ejemplo del éxito diplomático de la Administración Trump con la normalización de relaciones entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, le ha pedido que conceda las elecciones a Biden.

Hasta ahora, el silencio es absoluto y las reacciones en un mandatario tan impetuoso como el republicano, sorprendentemente escasas. Hace unas horas rompió la tradición electoral americana de ofrecer un discurso de reconocimiento de la derrota antes de que el nuevo mandatario electo haga el suyo propio. Optó por el silencio. Pero lo mismo ha sucedido con su manejo de las redes sociales.

Quieres esperaban una furiosa reacción en Twitter -su canal preferido- se han encontrado solo con unos pocos mensajes donde el inquilino de la Casa Blanca, ya de modo más retórico, sigue diferenciando entre los votos que él considera «legales» y el resto, y se adjudica la victoria «por mucho». La actitud ya ha sido calificada de «decadente» y «patética» por algunos analistas, que opinan que de esta manera se está empañando el valor institucional de la Casa Blanca.

Tampoco ayuda que, en sus primeras declaraciones autocalificándose de vencedor, tres de las principales cadenas de televisión suspendieran la emisión y otras network la mantuvieran pero rotulando por debajo sus engaños o «datos sin comprobar».

Semejante varapalo a un hombre acostumbrado a valerse de la televisión -especialmente de la Fox, que también le va dejando atrás- parece haber hecho a sus asesores replantearse que el mandatario vuelva a hacer un discurso a la nación y así se lo han hecho saber, con el tremendo peso político y personal que lo acompaña: un presidente de Estados Unidos abocado a que los medios le cierren los micrófonos por sus engaños. Al parecer, solo Ivanka, la hija que ha supuesto su mejor apoyo anímico en estos últimos cuatro días, sigue decididamente a su lado. Eso sí, sin insistir demasiado en sus advertencias a los republicanos que están desertando del barco de que el electorado de derechas les pasará factura por abandonar a un Trump al que la derrota sorprendió jugando al golf.

Según apunta Europa Press, que recoge fuentes consultadas por la CNN, Melania le habría hecho esta recomendación a Trump, siguiendo sus habituales consejos. «Ha ofrecido su opinión, como suele hacer a menudo», apuntan hasta dos fuentes diferentes.

Pese a la derrota, Trump sumó ocho millones más de votos que en el 2016

Luís Pousa

Tras cuatro años de polémicas constantes, enfrentado abiertamente a los grandes medios y en plena pandemia, el apoyo al magnate ha crecido en números absolutos y porcentaje

Para vencer a Donald Trump, el demócrata Joe Biden ha necesitado desencadenar una movilización sin precedentes, que lo ha convertido, con más de 74 millones de votos, en el presidente con más apoyo popular de la historia. Incluso por delante de su mediático compañero de filas Barack Obama.

Las cifras de Donald Trump también son apabullantes. Es, solo por detrás de Biden, el candidato que suma más sufragios en unas presidenciales. El magnate no solo no ha cedido terreno, sino que ha visto incrementado de forma notable su respaldo en las urnas, y solo el registro récord del aspirante demócrata ha impedido que sellase su reelección. Nunca ha resultado sencillo doblegar a un inquilino de la Casa Blanca que opta a un segundo mandato, y los dos últimos aspirantes que lo habían logrado antes de Joe Biden fueron dos tótems de la política norteamericana: Ronald Reagan frente a Jimmy Carter en 1980 y Bill Clinton frente a Bush padre en 1992.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Melania aconseja a Trump que acepte la derrota