Turquía y Grecia aparcan sus disputas para colaborar tras el seísmo en el Egeo

El terremoto dejó al menos 14 muertos y más de 400 heridos en la ciudad turca de Esmirna y en la isla griega de Samos

El equipo de rescate evacúa a una víctima en un edificio de Esmirna
El equipo de rescate evacúa a una víctima en un edificio de Esmirna

M. Ayestarán jerusalén / colpisa

Al menos 14 personas murieron y más de 400 resultaron heridas en Turquía y Grecia a consecuencia de un terremoto de magnitud 6,8, con epicentro en el mar Egeo. La ciudad costera turca de Esmirna, con al menos doce fallecidos, fue la más afectada por un temblor que derribó o dañó severamente diecisiete edificios y causó un tsunami. El seísmo hizo que ambos países, inmersos en una fuerte disputa territorial en los últimos meses, dejaran las diferencias políticas a un lado.

El primer ministro heleno, Kiriakos Mitsotakis, telefoneó a Recep Tayyip Erdogan para ofrecer ayuda en las labores de rescate y condolencias por los fallecidos. «Cualesquiera que sean nuestras diferencias, estos son momentos en los que nuestra gente necesita estar unida», señaló Mitsotakis en las redes sociales. Erdogan también recurrió a Twitter para responder al mensaje y subrayar la importancia de «ser solidario con un vecino en los momentos difíciles».

El presidente turco informó que «se han movilizado todas nuestras instituciones y ministerios» y los equipos de rescate se desplegaron de manera inmediata en Esmirna, la tercera ciudad más importante del país, convertida en la zona cero del nuevo temblor. Las ciudades circundantes sufrieron daños menores, mientras que el pequeño tsunami provocó la muerte de una mujer, arrastrada por la repentina entrada de agua en la localidad de Sigacik, en el municipio de Seferihisari. En el puerto de la localidad un centenar de embarcaciones rompieron amarras y se hallaban a la deriva.

El Egeo se encuentra en una de las zonas con mayor actividad sísmica del mundo y esta vez, según la Autoridad para la Gestión de Emergencias y Desastres (AFAD), el epicentro se registró a unos 17 kilómetros de la ciudad costera. El gobernador de Esmirna, Yavuz Selim Kösker, informó sobre la evolución de los trabajaos de rescate en los edificios dañados y detalló que a última hora de la tarde ya habían logrado rescatar a 70 personas entre los escombros.

La zona más afectada en Grecia fue el sureste, donde fallecieron dos adolescentes de 15 y 17 años en la isla de Samos, según informaron los medios locales, sepultados por un muro. Los menores fueron localizados gracias a que sus padres encontraron sus teléfonos móviles junto a los escombros. Además hay ocho heridos que precisaron asistencia médica, y graves daños en edificios, entre ellos una iglesia. 

Mensajes de Bruselas e Israel

Desde la Unión Europea (UE), el presidente del Consejo, Charles Michel, siguió de cerca la situación y contactó con Ankara y Atenas para decir que «la Unión Europea está dispuesta a brindar apoyo». Israel también envió un mensaje a las autoridades turcas para ofrecer el envío de sus equipos de rescate.

Turquía es un país habituado a enfrentarse a estas situaciones debido a que está atravesado por dos fallas geológicas importantes que se cruzan en Anatolia y cada día se registran decenas de temblores, aunque la mayoría no se perciben porque son de baja intensidad. El último terremoto importante se produjo a finales de enero en la provincia oriental de Elazig y 41 personas murieron y más de mil resultaron heridas. El temblor, de 6,5 grados, causó el derrumbe de decenas de edificios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Turquía y Grecia aparcan sus disputas para colaborar tras el seísmo en el Egeo