Le Pen llama a la ilegalización de la principal organización musulmana de Francia

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

SEBASTIEN BOZON | afp

«Cualquier persona que fomente el islamismo, que fomente el proselitismo debe ser procesada; y si es extranjera, debe ser expulsada», afirma la líder del partido ultraderechista francés Reagrupación Nacional

30 oct 2020 . Actualizado a las 17:20 h.

La líder del partido ultraderechista francés Reagrupación Nacional, Marine Le Pen, ha pedido este viernes la ilegalización de la organización musulmana más importante del país, la Unión de las Organizaciones Islámicas en Francia (UOIF), en respuesta al atentado islamista ocurrido en Niza este jueves y que se ha saldado con la muerte de tres personas.

Le Pen ha manifestado que en todo el país existen «una serie de organizaciones, asociaciones y estructuras tanto deportivas como culturales que están dirigidas por islamistas» antes de poner como ejemplo a la UOIF, creada en 1983 con el respaldo de la que fuera en su día la organización musulmana más importante del mundo, Hermanos Musulmanes.

«Tenemos que confiscar sus propiedades y sus activos», ha declarado Le Pen a la cadena de televisión BFM donde, como lleva haciendo desde el atentado, ha pedido otra vez la instauración de una «legislación de guerra» contra la ideología islamista.

«Cualquier persona que fomente el islamismo, que fomente el proselitismo debe ser procesada; y si es extranjera, debe ser expulsada», ha añadido Le Pen.

Las fuerzas de seguridad, mientras tanto, prosiguen con su investigación del atentado, perpetrado supuestamente por un hombre de origen tunecino, de 21 años de edad, que habría llegado a Francia tras pasar por la isla italiana de Lampedusa a finales de septiembre.

La policia vigilan la entrada de la iglesia de Notre Dame en Niza

El yihadismo golpea a Francia tras el plan de Macron contra los radicales

Beatriz Juez

El yihadismo golpeó este jueves de nuevo a Francia, con tres muertos por arma blanca en una iglesia de Niza, en medio de la ofensiva lanzada por el presidente Emmanuel Macron contra el islamismo radical tras el asesinato hace trece días del profesor Samuel Paty. Pocas horas después del ataque, el Gobierno francés elevó al máximo el nivel de alerta de su dispositivo de vigilancia antiterrorista Vigipirate y Macron anunció el aumento del dispositivo militar para proteger sitios claves de país, como las iglesias y las escuelas. De esta forma, el número de soldados desplegados en la operación Centinela pasarán de 3.000 a 7.000, precisó el presidente, que ha convocado hoy un Consejo de Defensa para analizar la amenaza.

Seguir leyendo