Donald Trump, el «cheerleader» que hizo de la Casa Blanca su plató

INTERNACIONAL

Donald Trump, en un mitin en Mïchigan
Donald Trump, en un mitin en Mïchigan JONATHAN ERNST

El presidente exprime la indignación de una clase media vapuleada por la globalización y las élites

01 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Podría plantarme en medio de la Quinta Avenida, pegarle un tiro a un viandante y no perdería ni un solo voto».

La frase no es una simple salida de tono de Donald Trump (Nueva York, 1946). En realidad, encierra un diagnóstico bastante certero del actual paisaje político norteamericano. Estados Unidos se ha polarizado al máximo y más que dos proyectos ideológicos, el martes 3 se enfrentan dos países.

Sea o no reelegido, esa fractura es el legado que dejará el presidente número 45 de EE.UU., un licenciado en Económicas por Pensilvania que se autodefine como cheerleader de la primera potencia mundial.