Obama irrumpe en la campaña demócrata en busca del votante desencantado

Apela a los afroamericanos y a los seguidores de Trump en el 2016 que no han visto cumplidas sus promesas de empleo

Barack Obama, durante su intervención virtual en la convención democrata del pasado agosto
Barack Obama, durante su intervención virtual en la convención democrata del pasado agosto

Jersey City / E. La Voz

Barack Obama vuelve al escenario. El expresidente demócrata apareció ayer, por primera vez de forma presencial, en un acto de su partido para apoyar a Joe Biden. Los azules devuelven así a los focos, durante los días más decisivos de la campaña, a uno de los mejores oradores de la formación, y que puede movilizar a un sector opositor a Donald Trump, pero que también es reacio a apostar por Biden.

Obama reapareció en el Independence Mall de Filadelfia, donde también acudió, hace cuatro años, a apoyar a Hillary Clinton en el último día de campaña. El gran poder de convocatoria del expresidente logró entonces congregar a más de 40.000 personas. Ayer solo acudieron unas pocas decenas de seguidores, debido a las precauciones que la campaña de Biden establece para evitar contagios de coronavirus. Obama participó en una de las ya tradicionales caravanas demócratas. Habló ante una audiencia sentada en sus vehículos particulares, que le escuchaban a través de la radio, como si en un autocine se tratara.

Estado clave

La elección de Filadelfia no es baladí. Pensilvania es un estado clave. Trump ganó allí, contra pronóstico, en el 2016, con apenas 44.000 votos de diferencia, convenciendo a parte de los habitantes de unos suburbios muy afectados por el declive industrial de que generaría empleos, evitando la fuga de compañías a otros países.

Biden se impone en las encuestas, ahora, con alrededor de 5,6 puntos de ventaja sobre Trump, pero los demócratas tienen motivos para no ver clara una victoria. También Clinton ganaba los sondeos sobre el candidato republicano, hace cuatro años, pero acabó perdiendo. Los analistas creen que Obama puede espolear el voto de sectores, como el de los afroamericanos, que apostaron decididamente por él, pero que decidieron quedarse en casa en el 2016, ante las dudas que les generaba Clinton. También pretende movilizar a quienes apostaron por él pero cambiaron a Trump en el 2016 ante la promesa de empleos.

Cualquier alteración de la participación podría ser decisiva para el resultado en Pensilvania, si se tienen en cuenta los ajustadas sondeos. Con la puesta en escena de Obama, que se había centrado, hasta ahora, en conseguir el voto joven, haciendo campaña en populares plataformas de Internet como Twitch o Snapchat, los demócratas ponen toda la carne en el asador. Afrontan la recta final con más dinero del que dispone su rival. Biden cuenta con el triple de fondos para publicidad y actos en este fin de campaña que Trump. Según la Comisión Federal de Elecciones, Biden tenía 149 millones de euros en caja a finales de septiembre, mientras que Trump comenzó octubre con 53 millones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Obama irrumpe en la campaña demócrata en busca del votante desencantado