Luis Arce asegura que gobernará en Bolivia sin Evo Morales

Olatz Hernández MADRID / COLPISA

INTERNACIONAL

Luis Arce, candidato presidencial por el MAS
Luis Arce, candidato presidencial por el MAS Martin Alipaz | EFE

El candidato del MAS y ganador provisional de las elecciones marca distancias con su mentor político: «Será mi Gobierno»

21 oct 2020 . Actualizado a las 16:45 h.

A falta de que concluya el recuento de votos, un proceso que podría durar un día más, buena parte de la comunidad internacional ya reconoce el triunfo de Luis Arce en Bolivia. Con más de un 85% de los votos escrutados, el candidato del partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), ha obtenido cerca de un 54 % del apoyo, lo que supone una amplia ventaja respecto a su principal rival, el expresidente Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (CC). El triunfo electoral en Bolivia se obtiene en primera ronda con más del 50 % de los votos o con al menos el 40 % y una diferencia de diez puntos respecto al segundo candidato.

El propio Mesa y la presidenta interina Jeanine Añez ya lo han reconocido como ganador -al igual que el presidente de Estados Unidos Donald Trump-. Mientras, el recuento transcurre a un ritmo lento, tal como señaló el propio órgano electoral. El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, dijo que, aunque la ley electoral permite que el recuento dure una semana, su intención es concluir el proceso cuanto antes. El virtual vencedor de las elecciones y anterior ministro de Economía, Luis Arce, ya ha adelantado algunos detalles de cómo será su mandato en una entrevista en la cadena británica BBC. En ella Arce marcó distancias con su mentor político: «Si quiere ayudarnos, será muy bienvenido, pero no significa que estará en el Ejecutivo. Será mi Gobierno», subrayó.

Niega el fraude del 2019

Además, el futuro presidente defendió que los resultados provisionales de los comicios demuestran «de manera muy clara» que el MAS es «mayoría» en Bolivia y que, por tanto, en las elecciones del 2019 «no hubo ningún fraude», sino que la derecha política fraguó «un golpe de Estado» que llevó a la dimisión y posterior huida del país de Morales.