Los bolivianos votan presidente con inquietud y sin favorito

HÉCTOR ESTEPA JERSEY / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Simpatizantes de Evo Morales cerraron la campaña en Pachamaná en un acto marcado por la llamada a la movilización de los colectivos indígenas para intentar recuperar el poder del que fue desalojado tras el fraude en los comicios del pasado año
Simpatizantes de Evo Morales cerraron la campaña en Pachamaná en un acto marcado por la llamada a la movilización de los colectivos indígenas para intentar recuperar el poder del que fue desalojado tras el fraude en los comicios del pasado año David Mercado | REUTERS

Lidera los sondeos el pupilo de Evo Morales, el exministro Luis Arce

18 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Incertidumbre y preocupación en las elecciones bolivianas. Miles de ciudadanos del país sudamericano han copado estos días los mercados y las gasolineras, sobre todo en la capital, La Paz, en precaución ante el posible surgimiento de protestas como las del pasado año cuando comience el recuento de los comicios generales de este domingo.

Bolivia vuelve a las urnas doce meses después de las fallidas elecciones de octubre del 2019. El país vivió 21 días de violencia cuando el Tribunal Electoral declaró vencedor, en primera vuelta, al expresidente Evo Morales. La oposición denunció un fraude, y el líder indígena decidió renunciar a su cargo y partir al exilio, tras haber recibido presiones de la policía y el Ejército, denunciando un golpe de Estado.

La entonces segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, opositora a Morales, fue nombrada presidenta interina en noviembre. Ha ocupado el puesto el doble del tiempo previsto, siendo acusada de dictadora por los seguidores de Morales. Las elecciones de este domingo estaban programadas, en un principio, para el pasado marzo, pero fueron postergadas a septiembre, y finalmente a hoy, debido a la irrupción del coronavirus, que ha dejado en Bolivia 139.000 contagios y 8.407 muertes.