La Pequeña Habana se divide entre votar a Biden o a Trump

Héctor Estepa MIAMI / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Fotos: HECTOR ESTEPA

Venezolanos y cubanos son los más críticos con los demócratas, y entre ellos ha calado el mensaje de que son comunistas

13 oct 2020 . Actualizado a las 15:23 h.

En una calle de tráfico ligero, el sol pega tan fuerte que ha expulsado a los viandantes de la calle. Son las dos de la tarde y pocos se atreven a pasear. La humedad es pegajosa. El calor, extenuante. Por la puerta entreabierta de un local corre un hilillo de música. Es salsa cubana. Dentro del salón, un pequeño restaurante, se sirve arroz con frijoles y pollo. Los comensales hablan en castellano con los camareros. «Mi niño, agarro otra soda», dice una de las clientes, mientras saca un refresco de un frigorífico donde hay cerveza mexicana. La radio está puesta. De repente, un anuncio. Vote por Joe Biden y Kamala Harris. La realidad. El restaurante no está en Cancún, La Habana, Cartagena o Caracas. Es Miami, uno de los lugares donde podrían decidirse las elecciones de EE.UU. el 3 de noviembre.

La ciudad es considerada por muchos como la capital de Latinoamérica. En ella conviven, sobre todo, cubanos, que llegaron después de la revolución en su país, pero también miles de colombianos, mexicanos, centroamericanos, puertorriqueños o venezolanos. Al menos 1,8 millones de electores provenientes de todos los rincones de Latinoamérica están llamados a las urnas. Suponen más del 17 % de los votos totales del soleado estado sureño, uno de los más importantes para ambas campañas. Joe Biden supera por apenas el 3,1 % de posibles apoyos a Donald Trump en las encuestas, y los 29 votos de colegio electoral de Florida son básicos para ganar la elección, según buena parte de los analistas.

En la Pequeña Habana, un lugar de Miami donde prácticamente no se habla inglés, y los carteles de restaurantes y tiendas están rotulados en español, las posiciones están divididas, como en el resto del estado. «Yo soy, por supuesto, Trumpista», dice a La Voz José Luis Delgado, un cubano de 80 años que lleva casi cuatro décadas en Miami desempeñándose en el sector de la salud. «Este es el mejor país del mundo. Yo he viajado, y nunca he visto un país como este. Cuando tú llevas seis u ocho días en un lugar fuera de aquí, es muy bonito, pero las cosas que tenemos aquí, como la comida o la propiedad, no hay en otros sitios», añade.