Más de cien detenidos en Minsk en una nueva marcha para mantener el pulso a Lukashenko

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Una granada estalla en un mitin contra Lukashenko
Una granada estalla en un mitin contra Lukashenko BelaPAN | Reuters

El presidente debatió con los opositores en la cárcel del KGB la reforma de la Constitución

12 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Nueva jornada de protestas multitudinarias, caos y arrestos en las calles de Minsk por noveno fin de semana consecutivo. La policía detuvo ayer en la capital de Bielorrusia a un centenar de manifestantes al principio de esta marcha organizada contra el presidente del país, Alexánder Lukashenko, según denunció la oenegé local pro derechos humanos Viasna.

Entre el centenar de arrestados se encuentran, informa Efe, una veintena de reporteros, entre ellos corresponsales de medios rusos, lo que fue condenado por la Unión de Periodistas de Rusia; profesionales que debían cubrir la manifestación opositora, que ha vuelto a pedir la dimisión del presidente por una victoria en las elecciones de agosto que, denuncian, fue manipulada.

La policía utilizó cañones de agua, gas pimienta y granadas aturdidoras para tratar de disuadir a los participantes en la marcha cuando se dirigían al centro de la capital. Según varios testigos, fuerzas de seguridad uniformadas de negro golpearon a los manifestantes y los condujeron a pequeños autobuses. Diversas imágenes captadas por los asistentes muestran además a varias personas heridas con la cabeza vendada, sentadas en el suelo.

Las protestas contra el Gobierno estallaron el 9 de agosto en el país tras el cierre de los colegios en unas elecciones presidenciales que la oposición consideró fraudulentas y que no han cesado desde ese momento, aunque el movimiento de protesta ha perdido algo de fuerza.

Reforma constitucional

Lukashenko hizo el sábado una inesperada visita al centro de detención del KGB para debatir con los dirigentes opositores la reforma constitucional. «La Constitución no puedes escribirla en la calle», dijo Lukashenko, según informó la agencia oficial Belta.

El presidente, de 66 años, que fue investido a finales de septiembre para un sexto mandato, se refería a que la reforma constitucional no puede llevarse a cabo al dictado de las protestas de estas últimas semanas. La líder opositora en Bielorrusia, Svetlana Tijanóvskaya, que la oposición considera ganadora de los últimos comicios y que está en el exilio en Lituania, se reunió el martes en Berlín con la canciller Angela Merkel, que le ofreció su total apoyo. Acto seguido, el Ministerio del Interior bielorruso declaró a Tijanóvskaya en busca y captura internacional.

La oposición mantiene invariables sus demandas de repetición de las elecciones presidenciales, pero Lukashenko se propone reformar la Constitución para zanjar la dilatada crisis política del país, y adelantó que apenas reducirá las facultades del presidente.