Armenia y Azerbaiyán tratan de alcanzar una tregua temporal bajo la mediación de Rusia

Mientras se recrudecen los combates en Nagorno Karabaj, Moscú impulsa un alto el fuego «humanitario» para intercambiar los soldados muertos en los combates y los prisioneros

Una anciana protege la entrada de su casa armada con un rifle, en la localidad de Stepanakert
Una anciana protege la entrada de su casa armada con un rifle, en la localidad de Stepanakert

Moscú / Colpisa

Con la presencia del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en calidad de mediador, los jefes de las diplomacias de Armenia y Azerbaiyán, , Zograb Mnatsakanián y Ceyhún Bairámov, intentaban este viernes en Moscú alcanzar un alto el fuego en los enfrentamientos armados que estallaron el pasado 27 de septiembre en Nagorno Karabaj. Mientras, sobre el terreno se recrudecían los combates, especialmente en el flanco sur del disputado enclave. Como señaló el presidente ruso, Vladimir Putin, al convocar las «consultas», se trata de establecer una tregua «humanitaria» para llevar a cabo un intercambio de los soldados muertos en los combates y los prisioneros.

La reunión empezó ya con mucho retraso y llegó a temerse incluso que pudiese cancelarse. Lo cierto es que, mientras Mnatsakanián y Bairámov volaban hacia la capital rusa, el presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, hizo unas declaraciones que caldearon el ambiente previo al inicio del encuentro. Reiteró en un discurso televisado a la nación que su país se propone «recuperar los territorios ocupados -por los armenios- de cualquier manera» y que ahora «les estamos dando una última oportunidad de retirar las tropas y volver a las negociaciones».

Una mujer y su hijo se refugian en el sótano de su vivienda para protegerse de los ataques entre armenios y azerbaiyanos en Nagorno Karabaj
Una mujer y su hijo se refugian en el sótano de su vivienda para protegerse de los ataques entre armenios y azerbaiyanos en Nagorno Karabaj

Según sus palabras, Nagorno Karabaj «sí tiene una solución militar». «Hemos escuchado reiteradamente a mediadores y responsables de organizaciones internacionales que el conflicto no tiene solución militar y yo decía que no estaba de acuerdo con esta tesis y tenía razón», prosiguió. Pero, añadió Alíev, «¿Cómo se está resolviendo ahora la cuestión? ¿No por medios militares? Se está resolviendo precisamente por medios militares».

Primero la vía militar

A su juicio, «primero debe ir la vía militar y luego la política», ya que, subrayó, «el antiguo statu quo ya no está vigente, lo he cambiado yo [...] tampoco existe la línea de contacto, la hemos roto». Explicó que las defensas construidas por los armenios en Nagorno Karabaj en los últimos 30 años «han caído porque nadie puede hacer nada ante un soldado azerbaiyano. No volverá a haber otra línea de contacto».

Llegado a este punto, Alíev aseguró que su Ejército es más poderoso y está mejor preparado que el armenio y afirmó que sus unidades continúan avanzando. En este sentido, habló de la toma de Hadrut, localidad de 4.000 habitantes dentro de Nagorno Karabaj.

«Catástrofe humanitaria»

Por su parte, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián declaró este viernes: «Somos fieles al principio del arreglo pacífico del conflicto en Nagorno Karabaj y estamos preparados para reanudar el proceso de paz en concordancia con las declaraciones hechas en los últimos días por los presidentes y ministros de Asuntos Exteriores de los países copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE».

Pashinián habló así en el curso de una reunión de primeros ministros de los países de la Unión Económica Eurasiática, que se celebró en Ereván y a la que asistió también el jefe del Gobierno ruso, Mijaíl Mishustin. Según Pashinián, Nagorno Karabaj «está al borde de una catástrofe humanitaria [...] hay una agresión en curso contra los armenios».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Armenia y Azerbaiyán tratan de alcanzar una tregua temporal bajo la mediación de Rusia