La Nobel de Literatura bielorrusa Svetlana Aleksiévich se refugia en Berlín

Medios alemanes aseguran que se ha visto forzada a abandonar su país como otros opositores


Berlín / Colpisa

La opositora bielorrusa Nobel de Literatura Svetlana Aleksiévich se encuentra desde este lunes en Berlín tras abandonar su país, donde es una de las más destacadas activistas contra el régimen del dictador Aleksander Lukaschenko. Mientras fuentes de su entorno aseguran que el desplazamiento se debe a motivos de salud, medios alemanes afirman que la escritora teme por su integridad si permanece en su país y ha preferido refugiarse en Alemania.

Aleksiévich, de 72 años, llegó a la capital alemana en un vuelo regular de la compañía bielorrusa Belavia procedente de Minsk. Como miembro de la presidencia del prohibido consejo de coordinación de la oposición en Bielorrusia, la Nobel de Literatura corría peligro de ser detenida u obligada a abandonar su país, como ha sucedido con otros líderes disidentes.

La agencia alemana DPA afirma que Aleksiévich se ha decidido por la última de las dos opciones. Zeit Online informa, sin embargo, de que uno de sus colaboradores ha señalado que el viaje de la opositora a Berlín no tiene trasfondo político y es una visita de trabajo en la que tiene intención también de someterse a un tratamiento médico.

La autora es una de las más conocidas críticas del régimen autocrático de Lukaschenko, del que ha exigido reiteradamente que abandone el poder. Sometida a presiones por el Gobierno de su país, un grupo de diplomáticos occidentales organizó guardias en el domicilio de la opositora ya que la escritora se sentía intimidada por las autoridades bielorrusas. Aleksiévich contaba con numerosas ofertas para refugiarse en el extranjero.

Como otros miembros del consejo de coordinación de la oposición, la Nobel de Literatura fue citada a declarar por el aparato de seguridad de Bielorrusia. Recientemente denunció la detención de su colega en la presidencia del órgano opositor Maxim Snak, encarcelado al igual que María Kolesnikova. «Primero nos roban el país y ahora encierran a los mejores de nosotros», denunció entonces la escritora, crítica con la dura reacción del régimen ante las exigencias de democracia de la población. Desde hace semanas decenas de miles de bielorrusos se manifiestan los fines de semana para denuncia el fraude en las recientes elecciones presidenciales y exigir la renuncia de Lukaschenko.

«No queremos la división del país. Queremos que comience un diálogo en la sociedad», declaró recientemente Aleksiévich para explicar las demandas populares. La premio Nobel de Literatura ha apelado además reiteradamente a los intelectuales en la vecina Rusia para que apoyen la «voluntad popular» en Bielorrusia. «¿Por qué calláis? Escuchamos rara vez voces de apoyo. ¿Por qué calláis cuando veis que un pequeño y orgulloso pueblo es pisoteado? Somos vuestros hermanos», dijo la escritora a los intelectuales del país vecino. No así los galardonados con el prestigioso Premio de la Paz de los Libreros Alemanes que anualmente se concede en la Feria del Libro de Fráncfort y que le fue concedido en el 2013. «No ha hecho otra cosa más que decir la verdad y prestar su voz a todos aquellos que se levantan contra la humillación», señalaron un amplio número de escritores internacionales en una declaración conjunta, en la que expresaron su «solidaridad con Svetlana Aleksiévich y todos sus compañeros y compañeras del consejo de coordinación. Exigimos que acaben las medidas de intimidación y terrorismo contra el movimiento pacífico del pueblo bielorruso».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Nobel de Literatura bielorrusa Svetlana Aleksiévich se refugia en Berlín