Protestas en Louisville, Washington y Nueva York por el caso de Breonna Taylor, una mujer negra tiroteada

Dos policías resultaron heridos de bala en Louisville (Kentucky) por la exculpación de los tres agentes involucrados en la muerte a tiros de la joven afroamericana

Protestas raciales en Nueva York
Protestas raciales en Nueva York

Redacción | Europa Press

Manifestantes han salido a las calles de las ciudades de Louisville, Washington y Nueva York por el caso de Breonna Taylor, una mujer negra tiroteada en su propia casa, después de que los agentes implicados en su fallecimiento no hayan sido imputados por su muerte.

Un gran jurado ha imputado al exagente Brett Hankison por imprudencia temeraria en primer grado en relación con la muerte a tiros de Taylor, mientras que otros dos policías -John Mattingly y Miles Cosgrove- no han sido acusados.

El Departamento de Policía de Louisville ha informado de que dos agentes han recibido disparos durante las manifestaciones. Uno de ellos ha sido trasladado al hospital y está siendo intervenido, pero los dos están estables, ha trasladado el jefe interino del cuerpo policial de la ciudad, Robert Schroeder, en una rueda de prensa.

Schroeder ha puntualizado que está «muy preocupado» por la seguridad de sus agentes. «Tenemos dos agentes que han recibido disparos esta noche y es muy serio», ha lamentado, incidiendo en que la situación es «peligrosa». «Creo que la seguridad de nuestros agentes y la comunidad a la que servimos es importante», ha remachado, ha informado la cadena de televisión CNN.

Protestas en Louisville (Kentucky)
Protestas en Louisville (Kentucky)

La Policía Federal de Estados Unidos (FBI) ha enviado a Louisville un equipo SWAT para asistir a la Policía de la ciudad por los disparos y han asegurado que «continuarán ayudando en la investigación» sobre los hechos.

El gobernador de Kentucky, Andy Beshear, ha desplegado a un contingente «limitado» de la Guardia Nacional en Louisville, donde, además de los disparos a los agentes, también se han registrado los primeros choques entre Policía y manifestantes. Asimismo, se ha destinado un grupo de agentes de la Policía de Kentucky a Louisville con el objetivo de que asistan a la Policía local.

En este sentido, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que tiene previsto hablar con Beshear y ha reconocido como «una cosa buena» que haya desplegado a la Guardia Nacional. «Entiendo que la haya llamado, lo que es una cosa buena», ha dicho en rueda de prensa, añadiendo que «funcionará».

Las autoridades de Louisville han anunciado un toque de queda que ha comenzado a las 21.00 horas (hora local) y han cerrado zonas del centro de la ciudad en previsión a posibles protestas e incidentes, lo que no ha frenado a las multitudes que han salido a protestar.

Protestas raciales en Nueva York
Protestas raciales en Nueva York

Por su parte, manifestantes han marchado por la plaza denominada Las Vidas Negras Importan en honor al movimiento que rechaza el racismo y la brutalidad policial en Washington, mientras que varios cientos de personas se han reunido en las inmediaciones del Barclays Center de Brooklyn, en Nueva York, clamando «justicia» por Breonna Taylor.

Más investigaciones

Por su parte, el alcalde de Louisville, Greg Ficher, ha recordado que el FBI todavía está llevando a cabo una investigación que el Departamento de Justicia revisará para determinar si se violaron las leyes federales, incluidas violaciones de los derechos civiles.

Según Ficher, el Departamento de Policía de Louisville también realiza otra investigación para determinar si «los agentes involucrados en el caso violaron las políticas y procedimientos», que, a su juicio, tienen que cambiar «porque Breonna Taylor aún debería estar viva».

Manifestantes y activistas han tildado de insuficiente e injusta la imputación de Hankison por la muerte de Breonna Taylor, que ha causado gran insatisfacción.

Hankison fue despedido tras la muerte de Taylor después de que la Policía afirmara que el agente había violado los protocolos de procedimiento y que sus acciones «mostraron una indiferencia extrema por el valor de la vida humana».

Schroeder manifestó que el agente «realizó diez disparos sin motivo y a ciegas» en el interior del apartamento de Taylor, una médico de urgencias.

Taylor, de 25 años, murió tiroteada en su propia casa en marzo cuando tres policías vestidos de civil entraron en su domicilio, según las primera pesquisas, por error, confundiendo a su novio con otra persona, quien pensando que eran intrusos, realizó un disparo de advertencia, desencadenando un tiroteo que acabo con la vida de ella.

Tras la muerte de George Floyd el 25 de mayo a manos de un agente de la Policía de Mineápolis, la tensión racial en Estados Unidos ha vuelto a tomar protagonismo, en especial tras nuevas muertes a manos de policías en las últimas semanas.

La Fiscalía de Lousville descarta imputar por asesinato al policía relacionado con la muerte de Breonna Taylor

La Voz

El agente «realizó diez disparos sin motivo y a ciegas» en el interior del apartamento de la víctima

La Fiscalía de Kentucky (EE.UU.) descartó este miércoles acusar de asesinato a ninguno de los policías implicados en la muerte en marzo de la afroamericana Breonna Taylor, al imputar a un agente por cargos menores que no están relacionados directamente con la muerte de la joven.

Un gran jurado anunció que uno de los implicados en el suceso, el exagente Brett Hankinson, ha sido acusado de tres cargos de imprudencia temeraria en primer grado, lo que le expone a un máximo de 15 años de cárcel; mientras que los otros dos policías no serán acusados porque su uso de la fuerza estuvo «justificado».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Protestas en Louisville, Washington y Nueva York por el caso de Breonna Taylor, una mujer negra tiroteada