Lukashenko jura en secreto su sexto mandato como presidente de Bielorrusia ajeno a las protestas

La oposición reacciona y anuncia manifestaciones indefinidas contra el fraude electoral

El pasado domingo tuvo lugar una nueva protesta de la oposición en Minsk
El pasado domingo tuvo lugar una nueva protesta de la oposición en Minsk

Redacción

Alexánder Lukashenko ha sido investido este miércoles para su sexto mandato consecutivo como presidente de Bielorrusia en una ceremonia  no anunciada con antelación, ajeno la grave crisis política que vive el país tras las elecciones del 9 de agosto. La reacción de la oposición no se hizo esperar y anunció protestas indefinidas. «Nunca aceptaremos las falsificaciones y exigimos nuevas elecciones», dijo en Telegram Pável Latushko, uno de los líderes de la oposición bielorrusa, según informa Efe. 

Lukashenko ha tomado posesión en una ceremonia simbólica organizada en el Palacio de la Independencia de Minsk y ante un centenar de parlamentarios y autoridades, según la agencia de noticias oficial BelTA. El mandatario ha leído sobre la Constitución un formalismo que le compromete a «respetar los derechos y libertades» de la ciudadanía.

La presidenta de la Comisión Electoral, Lidia Yermoshina, le ha entregado el certificado que le acredita de nuevo como jefe de Estado, en virtud de unos comicios en los que, según los resultados oficiales, obtuvo más del 80 por ciento de los votos. La oposición ha puesto en duda este margen y ha denunciado fraude.

Latushko, exministro de Cultura y miembro del presídium del consejo coordinador para el traspaso pacífico del poder, agregó que esta plataforma opositora llama a todos a «una acción de desobediencia indefinida». «Hoy hemos sido testigos de una situación sin precedentes. El presidente que se va, que afirma que obtuvo más del 80 por ciento de los votos en las elecciones, llevó a cabo una operación especial para su autoinvestidura», dijo Latushko, quien abandonó Bielorrusia a principios de septiembre por presiones de las autoridades, según el propio opositor.

Latushko, que actualmente se encuentra en Lituania, al igual que la líder de la oposición bielorrusa, Svetlana Tijanóvskaya, afirmó que el mandatario bielorruso tiene «una sed diabólica de poder».

Lukashenko ha rechazado cualquier medida de concesión a los manifestantes, a los que ha acusado de servir a intereses externos y de buscar un cambio de régimen. Tan solo se ha abierto a una reforma constitucional, con su homólogo ruso, Vladimir Putin, como principal defensor en la escena internacional.

Otros gobiernos y organizaciones, entre ellas la Unión Europea, han afirmado que no reconocen las elecciones del 9 de agosto y han dado pasos de acercamiento a dirigentes opositores como la excandidata presidencial Svetlana Tijanovskaya, que esta misma semana se reunió con ministros de Exteriores europeos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lukashenko jura en secreto su sexto mandato como presidente de Bielorrusia ajeno a las protestas