Un exaliado de Maduro denuncia un montaje sexual para desacreditarlo

A Rafael Uzcátegui denunciar irregularidades le ha costado un puesto y la acusación de ser cliente de un prostíbulo

Rafael Uzcátegui, secretario general de Patria Para Todos (PPT)
Rafael Uzcátegui, secretario general de Patria Para Todos (PPT)

Caracas / Corresponsal

Desde sus inicios, el chavismo reserva sus mejores «venganzas» para los que rompen con la «revolución bolivariana». Aparentemente, la última víctima es Rafael Uzcátegui, secretario general de Patria Para Todos (PPT), a quien denunciar irregularidades en las elecciones parlamentarias de diciembre no solo le ha costado que el Tribunal Supremo le quite el control de su partido, sino una insólita acusación: la de frecuentar un prostíbulo cerrado el viernes por la policía de Caracas.

El bombazo político sucedió cuando la alcaldesa del municipio Libertador de Caracas, la chavista Érika Farías (una de la funcionarias más cercanas a Maduro), tuiteó que Uzcátegui figuraba entre los clientes detenidos en el lupanar, a pocos metros de la sede del PPT (y también de una de las sedes del PSUV, el partido de gobierno).

«A Rafael Uzcátegui le tocará explicar a los padres y madres caraqueños qué hacía en un espacio de prostitución, abuso y drogas», escribió la funcionaria.

Uzcátegui, de 70 años, señaló que solo se encontraba en la sede de PPT, y que fue esposado por funcionarios de Policaracas al ir a ver qué pasaba, a pesar de identificarse como dirigente político y no estar dentro del burdel.

En todo caso, las respuestas al tuit de Farías, muestran el escepticismo que despierta cualquier jugada del chavismo. «Un dirigente mayor de edad no tiene que decirme qué hacía en un burdel, pero los políticos corruptos sí tendrán que pagar algún día, así se llamen Érika», señalaba una de las respuestas.

Otros se preguntaban si la prostitución es legal o no, y la mayoría señalaban a una venganza. «Antes el chavismo sembraba armas o drogas, ahora siembra burdeles», apuntó el analista Pedro Pablo Peñaloza.

Uzcátegui, hasta hace poco aliado del chavismo, cambió de bando cuando rechazó la conformación de planchas del oficialismo para las elecciones de diciembre, que adjudican prácticamente todas las nominaciones para el PSUV. A partir de allí, el Supremo nombró una junta directiva leal a Maduro.

El dirigente señaló que acusará a Farías ante la fiscalía por daño a su reputación. La acusación supone un final irónico para un partido al que, por años, e informalmente, desde la oposición, se le llamó con sorna «p... para todos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un exaliado de Maduro denuncia un montaje sexual para desacreditarlo