Alemania acogerá por su cuenta a 1.553 refugiados de cinco islas griegas

Serán fundamentalmente familias con hijos y peticionarios de asilo que ya han sido reconocidos como tales en Grecia.

Los refugiados e inmigrantes que estaban en Moria han sido realojados en un nuevo campo provisional en Lesbos
Los refugiados e inmigrantes que estaban en Moria han sido realojados en un nuevo campo provisional en Lesbos

Berlín / Colpisa

Alemania acogerá por su cuenta y con independencia de futuros compromisos con sus socios de la UE a exactamente 1.553 refugiados procedentes de cinco islas griegas, tras un acuerdo alcanzado por los partidos de la gran coalición de gobierno en Berlín. Así lo comunicó este martes el vicecanciller federal y ministro de Finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz. El anuncio tuvo lugar horas después de que la canciller alemana, la cristianodemócrata Angela Merkel, y su ministro de Interior, el socialcristiano bávaro Horst Seehofer, pactaran un acuerdo entre los conservadores para recibir a al menos 1.500 peticionarios de asilo. Se trata de 408 familias con niños cuya condición de refugiados había sido anteriormente reconocida por Grecia, subrayó Scholz.

La medida es un segundo paso por parte de Alemania para aliviar la situación de los refugiados y migrantes en Grecia, después de que la semana pasada Berlín se comprometiera a acoger a 150 menores sin familia ni acompañantes de un total de 400 procedentes de la isla de Lesbos, que serán repartidos por varios países europeos.

A la espera de la UE

El Gobierno germano está dispuesto a dar un tercer paso y a recibir a un mayor número de personas que viven en los campamentos de refugiados de Grecia en el momento en el que los países de la Unión Europea lleguen a un consenso para resolver el problema de los refugiados.

Un total de 53 menores desamparados procedentes del campo de refugiados de Moria en la Isla de Lesbos se encuentran ya en suelo alemán, según un comunicado del Gobierno federal emitido esta tarde. En proceso de ejecución encuentra también la acogida de 243 niños que necesitan tratamiento médico urgente, así como sus familiares más inmediatos, padres y hermanos. El Ejecutivo de Berlín explicó que se trata en total de unas 1.000 personas, de las que más de 500 han llegado entre tanto ya a Alemania.

La suma total de personas que ya han viajado y viajarán a Alemania desde los campamentos de refugiados en las islas griegas sumará finalmente unas 2.750. «Además de recibir a esas 2.750 personas, el Gobierno federal es partidario de una amplia solución europea con otros países miembros dispuestos a una acogida», señala el comunicado oficial. Berlín está dispuesto a acoger un buen número de refugiados más procedentes de los campamentos griegos «en el contexto de una solución europea» a la que «Alemania haría una contribución adecuada y proporcional al tamaño de nuestro país», destaca la nota del Gobierno federal.

Acuerdo con Atenas

La iniciativa alemana ha sido consensuada ya con el Ejecutivo de Atenas, según medios alemanes. El primer ministro de Baviera y presidente de la Unión Socialcristiana, Markus Söder, calificó la iniciativa de un «muy buen compromiso». Una semana después del incendio del campo de refugiados de Moria en la isla de Lesbos, que dejó sin techo a más de 12.000 personas, Berlín considera que Europa no puede perder más el tiempo en debates y discusiones y es necesario ayuda inmediata ante esa crisis humanitaria.

¿Acuerdo de mínimos?

Sin embargo, el pacto de Merkel, Seehofer y Scholz anunciado este martes es para los socialdemócratas solo un acuerdo de mínimos. Su presidenta, Saskia Esken, había exigido que Alemania diera cobijo a no menos de 5.000 de los 12.000 migrantes que malviven en Lesbos desde el incendio, sobre todo a las familias con niños. Solo en esa isla se calcula que hay unos 4.000 menores. Esken recordó que son numerosos los Estados federados germanos, municipios y comunidades que se han ofrecido a acoger a los refugiados de Moria. En concreto, Berlín y otros 150 ayuntamientos alemanes han anunciado su disposición y la existencia de infraestructuras suficientes.

Existen incluso iniciativas para actuar con independencia del Gobierno federal. El senador de Interior de Berlín, Andreas Geisel, se ha entrevistado en Atenas con el director de la oficina para los refugiados de las Naciones Unidas en Grecia, el embajador alemán y el director de la Organización Mundial de Migraciones para conocer los procesos necesarios para que la capital alemana pueda acoger refugiados por su cuenta. Una iniciativa que rechaza el ministro del Interior, Horst Seehofer, ya que, a su juicio, una actuación independiente desde Alemania torpedea los esfuerzos del gobierno federal para alcanzar una solución europea para el reparto de refugiados. Los Estados federados de Berlín y Turingia tienen intención pese a todo de presentar este viernes una propuesta en el Bundesrat, la Cámara Alta alemana, para cambiar la ley que obliga a las regiones a pedir autorización al Ministerio del Interior para acoger refugiados y facilitar la llegada de peticionarios de asilo evitando el filtro del Ejecutivo federal, que solo sería informado de la actuación de los Länder. La iniciativa de Berlín y Turingia no es nueva y se remonta a septiembre del 2019, aunque no existe certeza sobre si llegará a ser aprobada por mayoría en la Cámara Alta alemana.

Cinco detenidos por el incendio de Moria

 Por otra parte, la Policía griega detuvo este martes a cinco migrantes bajo sospecha de haber provocado el incendio que arrasó en la madrugada del pasado miércoles el campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos, según informa Efe. Se está buscando actualmente a una sexta persona que ya está identificada. Por ahora no hay información oficial sobre la nacionalidad de los detenidos, pero los medios locales apuntan a que se trata de afganos. Ahora las autoridades siguen la pista de quiénes podrían haber sido los autores morales.

Para el Gobierno griego desde un principio estuvo claro que se trataba de un incendio provocado, pues se produjo simultáneamente en tres puntos del campo y justo después de que se le comunicada a un grupo de 35 personas que habían dado positivo en la prueba de covid-19 que debían ser trasladadas a un área aislada del campo. Supuestamente, esta información desató protestas entre los residentes de Moria.

Michel insta a Grecia a dialogar con Turquía

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, animó este martes a Grecia a retomar el diálogo con Turquía, pero a la vez aseguró que la Unión Europea está plenamente del lado de los Gobiernos de Atenas y Nicosia en su conflicto con Turquía, según recoge Efe.

Durante una breve visita a Atenas -la segunda desde marzo- Michel insistió además en la necesidad de dar rápidamente una respuesta común europea a los problemas de la migración ilegal, del asilo y de las devoluciones a sus países de origen de los que no tienen derecho a la protección internacional, tal y como lo plantearán las propuestas que hará la Comisión Europea sobre un pacto migratorio antes de finales de mes.

El presidente del Consejo Europeo destacó que la próxima cumbre, que se celebrará la próxima semana y debatirá la situación en el Mediterráneo oriental, reafirmará la solidaridad europea con Grecia y Chipre.

«Por una parte debemos afirmar de forma que no deje lugar a dudas que los principios que son importantes para Grecia y Chipre deben ser respetados, por otra debemos demostrar que es posible una agenda positiva si hay voluntad común a respetar estos principios», destacó en una comparecencia de prensa conjunta con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

Cese de provocaciones

El líder griego afirmó estar dispuesto a volver inmediatamente a las conversaciones exploratorias abandonadas formalmente en el 2016 si Turquía da pruebas tangibles de que cesarán las provocaciones en el Mediterráneo oriental.

Destacó que Turquía «todavía tiene tiempo, antes y después del Consejo Europeo (del próximo día 24), para continuar con pasos positivos», como ha sido la retirada del buque turco de investigación sísmica Oruc Reis, que desde inicios del verano operaba en el mar entre Chipre y Creta, en áreas que Turquía reclama como zona económica exclusiva, pero que se solapan con las declaradas por Grecia y Chipre.

Conferencia mediterránea

Michel felicitó a Mitsotakis por su voluntad de reanudar el diálogo y afirmó que en paralelo habrá una negociación multilateral sobre el Mediterráneo oriental.

Con ello se refirió a la propuesta de una conferencia multilateral con la participación de todos los países de la región que formuló a comienzos de mes, en plena efervescencia de la tensión entre Grecia y Turquía.

«Las cuestiones marítimas son tan importantes como las energéticas, la seguridad, el desarrollo económico y la cooperación. Creo que si hay una voluntad común será posible avanzar una agenda más positiva que lo que ocurrió últimamente», recalcó.

Uno de los principales escollos de esta conferencia será la participación de Chipre, país que Turquía no reconoce, por lo que no acepta su asistencia si no están invitados también los líderes turcochipriotas, una posibilidad que Grecia y Chipre rechazan, por tratarse de un miembro de un Estado no reconocido internacionalmente.

Su iniciativa se desarrolla en un momento en que la Unión Europea ha puesto sobre la mesa la posibilidad de aplicar nuevas sanciones contra Turquía si Ankara no retiraba sus barcos de las zonas en conflicto con Grecia y Chipre.

Uno de ellos, el citado Oruc Reis, se ha retirado ahora, pero entretanto Turquía ha reabierto las amenazas y ha publicado un nuevo aviso a navegantes reclamando a Grecia la desmilitarización de las islas del Egeo.

Mientras que países como Francia -además de Grecia y Chipre, por supuesto- piden sanciones contundentes, la mayoría de los socios, tanto de la Unión Europea como de la OTAN, han insistido en la necesidad de buscar una solución mediante el diálogo y han urgido a ambas partes a volver a la mesa de negociaciones.

Lo mismo pidió este martes el secretario de Estado de EE,UU., Mike Pompeo, en declaraciones a la radio francesa France Inter.

Conflicto sobre los temas a discutir

Pero incluso si Grecia y Turquía aceptan dialogar, no hay acuerdo sobre los temas que deben resolverse.

Grecia pretende que el diálogo debe hacerse solo sobre la delimitación de las respectivas zonas marítimas, mientras que Turquía quiere incluir también el tema de la desmilitarización de las islas del Egeo, vecinas de sus costas.

Aunque los Tratados de Lausana (1923) y de París (1947) prohíben a Grecia mantener fuerzas armadas en estas islas, tras la invasión de Turquía a Chipre y la ocupación del 40 % de su territorio, el Estado heleno procedió a su militarización.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alemania acogerá por su cuenta a 1.553 refugiados de cinco islas griegas