Johnson da cinco semanas de plazo para cerrar el divorcio de la UE

Sin avances en pesca, amaga con alterar el acuerdo sobre la frontera irlandesa


londres / e. la voz

Con presiones y decisiones unilaterales. Así quiere el Gobierno británico romper el bloqueo en el que están las negociaciones con la UE para definir su relación futura tras el brexit. Al menos este es el sabor de boca que han dejado los últimos anuncios y decisiones del 10 de Downing Street. Mientras los criterios para una competencia justa y el reparto de las cuotas pesqueras en aguas británicas siguen en punto muerto, Londres prepara ahora un proyecto de Ley del Mercado Interno con el que puede anular parte del Acuerdo de Salida de la UE, que selló en octubre, tras años de intensas discusiones.

El diario Financial Times adelantó que esa legislación, que se publicará mañana, trata de «esquivar» las obligaciones aduaneras que adquirió el Reino Unido para mantener abierta la frontera entre las dos Irlandas.

Por si fuera poco, el domingo por la noche, el primer ministro Boris Johnson emitió un comunicado en el que advertía a sus todavía socios que si para el 15 de octubre no hay un acuerdo, dejará las conversaciones, que hoy inician su octava ronda, y comenzará los preparativos para que el 31 de diciembre se dé un divorcio abrupto.

«No tiene sentido pensar en tiempos más allá de este punto», aseguró el primer ministro, que agregó: «Es una necesidad tener un acuerdo con nuestros amigos europeos para el tiempo del Consejo de Europa del 15 de octubre si debe estar en marcha para fin de este año (…) Si no es así, no veo la posibilidad de que haya un acuerdo de libre comercio entre nosotros, y ambos deberemos aceptarlo y pasar a otra cosa». El anuncio llegó precedido por una ola de declaraciones desde Londres que responsabilizaban a los Veintisiete del estancamiento de las conversaciones.

Uno de los integrantes de ese coro fue el jefe negociador británico, David Frost, que en una entrevista publicada el domingo dijo que su país «no tenía miedo» de levantarse de la mesa de negociaciones si no se producía algún avance e insistió en que el Reino Unido dejará la unión aduanera y el mercado único en Nochevieja «pase lo que pase».

Reescribiendo lo pactado

Pero si estos plazos y amenazas no fueran bastante, ayer el Gobierno británico confirmó su intención de aprobar en el Parlamento una ley que en la práctica podría implicar reescribir el acuerdo para iniciar la salida del club del que fue miembro durante 47 años. Desde el 10 de Downing Street quieren modificar las partes del tratado referidas a las ayudas estatales a las empresas y sobre los controles aduaneros que deberán implementarse en Irlanda del Norte, al considerar que no están claras y que se «pueden llevar a confusiones».

El anuncio no ha sentado bien en Bruselas. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyer, ha exigido a Londres cumplir sus obligaciones de acuerdo al Derecho Internacional y ha advertido que el acatamiento del tratado de salida es «prerrequisito» para cualquier acuerdo comercial futuro.

Desde la oposición laborista y la República de Irlanda consideran que las intenciones de la Administración Johnson no solo ponen en riesgo las negociaciones con la UE, sino el tratado de paz que puso fin al conflicto en Irlanda del Norte. El Gobierno británico, por su parte, rechazó estas acusaciones y aseguró que lo que busca es precisamente preservar tanto la paz en la región como el mercado interior del Reino Unido, que podría «inadvertidamente verse comprometido por las consecuencias no deseadas del protocolo», según el portavoz de Johnson.

El acuerdo de retirada que Londres y Bruselas firmaron el año pasado establece que Irlanda del Norte seguirá en el mercado único, de manera temporal. La prensa británica cree que, con la nueva legislación, el Gobierno busca evitar controles aduaneros entre la provincia y el resto del Reino Unido, sin importar la procedencia de los productos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Johnson da cinco semanas de plazo para cerrar el divorcio de la UE