La renuncia del primer ministro de Japón abre un proceso lleno de incógnitas

En el núcleo de aspirantes a la sucesión está el exministro de Defensa Shigeru Ishib, que intentó varias veces desafiar el poder de Abe

Shinzo Abe en la rueda de prensa en la que anunció su renuncia como primer ministro
Shinzo Abe en la rueda de prensa en la que anunció su renuncia como primer ministro
La Voz
redacción / la voz

La renuncia de Shinzo Abe como primer ministro por motivos de salud cierra el período de gobernanza más largo de Japón y abre un proceso lleno de incógnitas por la carencia de un candidato claro para reemplazarlo.

Abe, de 65 años, anunció el viernes su cese, pero su salida solo se hará efectiva cuando su sucesor sea elegido entre las filas del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), en un procedimiento todavía por definir.

Dirigentes del PLD tuvieron una primera reunión de emergencia unas horas después de confirmarse la renuncia de Abe y se encargó al secretario general del partido, Toshihiro Nikai, delinear el proceso. Pero sus propuestas serán llevadas el martes a una reunión del consejo general del PLD, y entonces se decidirá no solo cuándo se votará al líder del partido, que será el próximo primer ministro, sino también cómo se va a hacer, informa Efe.

En un proceso normal, el líder del PLD lo elige una asamblea integrada por los legisladores del partido, dirigentes territoriales y representantes de los militantes, que se reúnen cada tres años para nombrar al máximo dirigente de ese grupo político. Pero existe un atajo por razones de urgencia, que implica seleccionar al candidato a primer ministro entre los legisladores del partido y representantes de las 47 prefecturas del país.

Entre los aspirantes a la sucesión destaca el exministro de Defensa Shigeru Ishiba, de 63 años, que intentó, sin éxito, hasta en tres ocasiones desafiar el poder de Abe y no oculta sus intenciones de luchar de nuevo por lograr el liderazgo tras esta renuncia.

El primer ministro japonés dimite por problemas de salud

Zigor Aldama

Abe Shinzo ha llevado estabilidad a la caótica política nipona y ha tratado de revitalizar la economía, pero la colitis ulcerosa provoca su segunda dimisión

Había tratado de acallar los rumores que llevaban meses circulando sobre su salud, pero Abe Shinzo reconoció este viernes que eran ciertos y ha decidido dimitir como primer ministro de Japón. Y no es la primera vez que la colitis ulcerosa que sufre le aparta del cargo. «Hace trece años, mi enfermedad crónica se manifestó y tuve que dimitir como primer ministro. Gracias a un nuevo medicamento, sané y volví a tomar el puesto. Durante ocho años he controlado mi enfermedad y he logrado centrarme en el trabajo. Pero en junio de este año me sometí a un chequeo rutinario y el médico me dijo que la enfermedad volvía a aparecer», explicó Abe en una rueda de prensa celebrada en Tokio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La renuncia del primer ministro de Japón abre un proceso lleno de incógnitas