Rusia se implica abiertamente en la crisis bielorrusa

Rafael M. mañueco MOSCÚ / COLPISA

INTERNACIONAL

Putin prepara un contingente de fuerzas policiales para enviar en auxilio de Lukashenko, aunque solo actuará si la situación «se descontrola»

28 ago 2020 . Actualizado a las 11:34 h.

El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, llevaba unos años marcando diferencias con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Sin embargo, la actual crisis política abierta tras ser acusado de manipular los resultados de las elecciones del 9 de agosto y la indignación de Occidente contra él le han situado en una posición de debilidad que el Kremlin parece dispuesto a aprovechar.

Para empezar, Rusia prepara ya un contingente de fuerzas policiales para enviar a Bielorrusia en auxilio de un presidente en apuros. Después de unos días en silencio, Putin compareció ayer en una entrevista al canal público ruso Rossía-1 y reveló, entre otras cosas, que Lukashenko le solicitó ayuda. «Me pidió que formara un retén de agentes de las fuerzas del orden y lo hice. Pero acordamos también que no entrará en acción mientras la situación no se descontrole», explicó.

Las publicaciones digitales rusas informaron de la llegada, el miércoles por la noche, al aeropuerto de Minsk del avión Tupolev-214 que usa habitualmente el director del FSB (antiguo KGB), Alexánder Bórtnikov. Lo emplean también en sus desplazamientos otros altos mandos de los servicios secretos rusos. Se trata del segundo vuelo en poco más de una semana. El aparato fue visto por primera vez en el aeropuerto de Minsk el día 18, una semana después de que estallaran las protestas en el país.