Erdogan convertirá otra iglesia bizantina de Estambul en mezquita

Turquía sigue violando así las obligaciones internacionales que tiene de preservar los patrimonios de la Unesco

Un hombre pasea delante de la antigua basílica bizantina de Estambul, la iglesia de Chora, que ahora Erdogan quiere convertir en mezquita
Un hombre pasea delante de la antigua basílica bizantina de Estambul, la iglesia de Chora, que ahora Erdogan quiere convertir en mezquita

Redacción / Agencias

El presidente turco, el islamista conservador Recep Tayyip Erdogan, decretó este viernes la conversión en mezquita de otra antigua basílica bizantina de Estambul, la iglesia de Chora, apenas unas semanas después de hacer lo mismo con la famosa Santa Sofía.

«Se ha decidido transferir la administración de la mezquita de Kariye (Chora) al ministerio de Asuntos Religiosos», señala el decreto presidencial publicado en el boletín oficial del Estado, recogido por Efe. De esta manera, el Gobierno transfiere la titularidad del edificio del Ministerio de Cultura, que la tenía hasta ahora, a la Diyanet, el organismo público que gestiona las mezquitas en Turquía.

La basílica de Chora, construida en el siglo VI, ya fue convertida con anterioridad mezquita en el 1511, conocida entonces como la «mezquita de Kariye», años después de la conquista de Constantinopla por los otomanos. El edificio mantuvo su estatus hasta el 1945, cuando un decreto ministerial la convirtió en un museo, función que ha cumplido hasta ahora. 

Tras su apertura como museo, el edificio pasó por un largo proceso de restauración para dejar al descubierto frescos y mosaicos del siglo XIV, cubiertos con yeso durante su uso como mezquita. Actualmente, está considerada como uno de los mejores ejemplos de arte bizantino. 

Por este motivo, fue declarada como Patrimonio Mundial de la Unesco, así que Turquía debe cumplir una serie de obligaciones internacionales por ello. Sin embargo, ya desde noviembre del 2019, el principal tribunal administrativo del país allanó el camino para convertir la basílica en mezquita, al dictaminar que la decisión del gobierno de convertir el edificio en museo era ilegal y violaba un decreto otomano que lo designaba como centro de culto musulmán.

Aún no se conocen los efectos prácticos de esta decisión, ya que el islam rechaza la presencia de imágenes en sus templos, pero se espera que el Gobierno recurra al método que emplea en la antigua iglesia bizantina de Trebisonda, también convertida en mezquita: colocar doseles para evitar que se vean los mosaicos. En la de Santa Sofía en Estambul, que a principios de julio fue convertida en mezquita tras 86 años como museo laico, se han desplegado unas cortinas para cubrir los mosaicos durante los rezos musulmanes.

La condena griega

El Gobierno heleno condenó la decisión de Erdogan a través de un comunicado en el que califican el movimiento como un «nuevo desafío» contra los creyentes en todo el mundo y la comunidad internacional, que respeta los monumentos de la civilización humana. El Gobierno de Atenas instó a Turquía a cumplir con estos compromisos y volver a los cánones del siglo XXI, el respeto mutuo, el diálogo y el entendimiento entre las culturas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Erdogan convertirá otra iglesia bizantina de Estambul en mezquita