Sentencia por el asesinato de Hariri: una espera interminable y 4 fugitivos

Imane Rachidi EFE

INTERNACIONAL

El exprimer ministro de Líbano Saad Hariri en un homenaje por el 15º aniversario del asesinato de su padre, también primer ministro del pais, Rafic Hariri
El exprimer ministro de Líbano Saad Hariri en un homenaje por el 15º aniversario del asesinato de su padre, también primer ministro del pais, Rafic Hariri Marwan Naamanidpa | Europa Press

La explosión que sacudió Beirut obliga a atrasar la resolución judicial por el asesinato del exprimer ministro libanés

06 ago 2020 . Actualizado a las 19:21 h.

La esperada sentencia sobre el asesinato del exprimer ministro libanés Rafic Hariri tendrá que esperar un poco más: la explosión en el puerto de Beirut el martes pasado ha obligado al Tribunal Especial para el Líbano (TEL) a aplazar al 18 de agosto el anuncio del fallo, que afectará a cuatro sospechosos de organizar su muerte, que se encuentran en paradero desconocido.

No es la primera vez que se pospone la sentencia, aunque en esta ocasión el tribunal lo justifica por el «respeto a las innumerables víctimas de la devastadora explosión que conmocionó a Beirut el 4 de agosto y por los tres días de luto público» en el Líbano, tras una tragedia que se cobró la vida de al menos 137 personas y dejó 5.000 heridos.

Seis años después del comienzo del juicio, la Corte tenía previsto dar a conocer su decisión a mediados de mayo, pero la pandemia «obligó» a retrasarlo hasta el 7 de agosto, fecha pospuesta ahora otros diez días.

El tribunal se encuentra en Leidschendam, a tan solo unos minutos de La Haya, y la primera sesión, que tuvo lugar el 16 de enero del 2014, fue un auténtico hito tras casi una década de espera: Hariri y otras 21 personas murieron el 14 de febrero del 2005, cuando un camión que contenía al menos una tonelada de explosivos estalló en el centro de Beirut.

Los cuatro sospechosos son Salim Jamil Ayyash, Hassan Habib Merhi, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra, todos responsables «secundarios», acusados de «conspiración mediante un ataque terrorista», y de ayudar a organizar y preparar los atentados, pero ninguno estaba en la cadena de mando, y no hay nadie acusado de ser el autor intelectual.

El fiscal jefe, Norman Farrell, argumenta que los cuatro sospechosos, que se juzgan en rebeldía al no haber aparecido nunca ante el tribunal ni ante los abogados que los representan de oficio, están vinculados con el grupo islamista chií libanés Hizbulá y cree que su culpabilidad es evidente por las grabaciones telefónicas en poder de la Justicia.

Las investigaciones

En mayo del 2007, el Consejo de Seguridad de la ONU creó el TEL, prometiendo hacerse cargo de casi la mitad de los gastos, mientras que el resto del presupuesto será una aportación de diferentes países, incluidos los de la Unión Europea. No comenzó a funcionar hasta el 2009 y solo en el 2014 se inició oficialmente el juicio.

Según los expertos, ha costado hasta ahora cerca de 1000 millones de dólares, aunque no tenga entre rejas a ninguno de los sospechosos ni ha conseguido que Hizbulá siquiera reconozca su competencia.