Hiroshima conmemora el 75º aniversario del ataque nuclear reclamando la abolición de estos arsenales

El alcalde de la localidad japonesa ha hecho este alegato refiriéndose también a la rivalidad creciente entre EE.UU. y China

Este jueves se celebró un homenaje en Hiroshima en honor a las victimas de esta localidad y Nagasaki, por el 75 aniversario del lanzamiento de bombas de EE.UU. que arrasaron ambas ciudades
Este jueves se celebró un homenaje en Hiroshima en honor a las victimas de esta localidad y Nagasaki, por el 75 aniversario del lanzamiento de bombas de EE.UU. que arrasaron ambas ciudades

Redacción

En el 75º aniversario de los ataques estadounidenses sobre Hiroshima y Nagasaki, la última generación de supervivientes de la bomba reclama la abolición de este tipo de arsenales nucleares. El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, ha aprovechado el acto conmemorativo de este año para advertir del peligro de este tipo de armas, cuyo interés se ha reavivado por las nuevas dinámicas de poder en el tablero internacional, marcadas por la rivalidad entre Estados Unidos y China

Según datos del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), se estima que actualmente hay más de 14.000 bombas nucleares en todo el mundo, algunas de las cuales tienen un poder «decenas de veces más grande» que las lanzadas contra Hiroshima y Nagasaki. En el caso de que se volviera a producir un ataque nuclear en la actualidad, el CICR advierte de que ninguna respuesta humanitaria sería suficiente ya que «la comunidad internacional no tiene la capacidad de ayudar a todos los que lo necesitarían».

Matsui ha hecho un alegato en el acto celebrado en el parque de la Paz, pidiendo a toda la sociedad su rechazo contra «el nacionalismo» y para «unirse en contra de todas las amenazas». «La gente de todo el mundo debe unirse para conseguir la abolición de las armas nucleares y lograr una paz duradera», ha reclamado, en declaraciones que recoge Europa Press.

También se ha dirigido a su propio país, exigiendo al Gobierno de Japón que se adhiera al Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares, creado en el 2017 y que solo tiene 40 de las 50 ratificaciones que necesita para entrar en vigor. Paradójicamente, Japón no es uno de los estados que forman parte.

El primer ministro Shinzo Abe, no ha contestado a Matsui durante su intervención, aunque sí ha abogado igualmente por alcanzar un consenso internacional sobre las armas nucleares. Cada país debe «eliminar el sentimiento de desconfianza (hacia los otros) mediante una implicación mutua y el diálogo», ha planteado el jefe de Gobierno, según informa la agencia de noticias Kiodo.

Los hibakusha (tal y como se conocen en Japón a las personas afectadas por bombas), siguen luchando para que su mensaje en contra de la carrera armamentística y nuclear los sobreviva. La edad media de estos supervivientes es ahora de 83 años, pero se estima que todavía quedan 136.000 víctimas, muchas de las cuales eran bebés o niños en el momento de los ataques.

Terumi Tanaka, un superviviente de 88 años, recalcó en el diario japonés Japan Times la importancia de que «la gente tiene que conocer lo que hemos pasado. No se puede repetir un ataque nuclear». Tanaka tenía 13 años cuando la bomba estalló en Nagasaki, y ha dedicado la mayor parte de su vida a concienciar sobre las consecuencias de las armas nucleares. Para evitar que esta tragedia caiga en el olvido, han creado un grupo llamado No More Hibakusha Project (proyecto no más hibakusha), «que trabaja en la preservación de archivos, incluidos los que han escrito los propios supervivientes para que la próxima generación los pueda usar en sus campañas».

El mismo periódico recoge también el testimonio de Jiro Hamasumi, que nació un año después de los ataques, por los cuales perdió a su padre, que falleció inmediatamente con el estallido de la bomba en Hiroshima. Para el japonés, que también ha dedicado su tiempo a luchar contra las carreras armamentísticas nucleares, «los hibakusha quieren que Estados Unidos pida perdón, pero la verdadera prueba de sus disculpas sería la abolición nuclear. No queremos venganza» explicó.

Con el ataque de la bomba en Hiroshima fallecieron instantáneamente 70.000 personas, mientras que con la de Nagasaki murieron 39.000, aunque se calcula que en 1950 habrían muerto 340.000 por las dos bombas, principalmente por las enfermedades causadas por la radiación. 

Según recuerda la BBC, antes de que EE.UU. lanzara su arsenal contra Hiroshima, más de 60 ciudades japonesas fueron destruidas por los bombardeos norteamericanos. Hiroshima no fue el ataque más mortífero, sino que este fue le de Tokio, en marzo del 1945, en el que murieron 105.000 civiles. Una cifra que afortunadamente no se ha superado todavía. Si Japón no se hubiera rendido aquel 15 de agosto, las fuerzas aéreas estadounidenses estaban preparadas para seguir bombardeando el país hasta que se sometiera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hiroshima conmemora el 75º aniversario del ataque nuclear reclamando la abolición de estos arsenales