La clase política mexicana teme las revelaciones del exdirector de Pemex

Lozoya fue extraditado desde España e ingresado en un hospital con anemia

El ex director de PEMEX Emilio Lozoya
El ex director de PEMEX Emilio Lozoya THOMAS PADILLA | Europa Press

Redacción

La política mexicana, y muy especialmente el entorno del anterior presidente, Enrique Peña Nieto, vive con angustia y temor la llegada al país de Emilio Lozoya desde España, donde se había refugiado de las acusaciones de corrupción que pesan sobre él de su etapa como director de Pemex. De momento, duerme en un hospital, donde fue ingresado con anemia, pero su declaración amenaza con desvelar prácticas ilegales de parte de la clase política mexicana.

Emilio Lozoya Austin pasó de ser un economista de buenas credenciales y miembro del primer círculo del presidente Enrique Peña Nieto a protagonista de un escándalo que promete sacudir los cimientos políticos del país.

El que fuera director de Pemex del 2012 al 2016 llegó a México este viernes extraditado desde España tras ser detenido en febrero del 2020 en Málaga tras llevar meses prófugo. Lozoya enfrentará acusaciones por lavado de dinero, asociación delictiva y cohecho acusado de recibir 10,5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht en la campaña presidencial de Peña Nieto y participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes por 280 millones de dólares.

Odebrecht habría pagado esa cifra millonaria a Lozoya para que en el futuro el Gobierno de Peña Nieto ganara una licitación valorada en 115 millones de dólares para remodelar una refinería.

Lozoya, de 45 años de edad, es licenciado en Economía y tiene una maestría en Desarrollo Internacional de Harvard.

Hijo de Emilio Lozoya Thalman, funcionario del Gobierno de Salinas de Gortari (1988-1994), fue del 2006 al 2009 director en jefe para América Latina del Foro Económico Mundial, que en el 2012 lo reconoció como uno de sus jóvenes líderes mundiales.

Originario de Chihuahua de una familia muy vinculada al poder, Lozoya obtuvo el reconocimiento internacional por su labor de investigación y consultoría financiera y por la creación de un exitoso fondo de inversión.

En la campaña de Peña Nieto, Lozoya fue coordinador de Vinculación Internacional y en este cargo fue donde supuestamente Odebrecht le habría entregado unos 10 millones de dólares como contribución electoral, según exdirectivos de la constructora.

A la llegada de Peña Nieto a la presidencia de México, Lozoya tomó la dirección general de Pemex hasta febrero del 2016.

Este viernes, Lozoya debía comparecer ante un juez del Reclusorio Norte de la Ciudad de México, donde permanecerá encarcelado. No obstante, fue trasladado a un hospital luego de una revisión médica en la que se le encontró anemia y una «debilidad general».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La clase política mexicana teme las revelaciones del exdirector de Pemex