La holgada mayoría del conservador Plenkovic disipa la opción de un pacto con los ultras para gobernar Croacia

Los comicios registraron una menor participación ante el repunte de casos del covid-19

Andrej Plenkovic, jefe de Gobierno croata
Andrej Plenkovic, jefe de Gobierno croata

Zagreb / Efe

La holgada mayoría de votos obtenidos por la conservadora Unión Democrática Croata (HDZ) del primer ministro, Andrej Plenkovic, en las legislativas del domingo ha disipado el temor de muchos croatas a ver a los ultranacionalistas en el poder, una opción que no se podía descartar hasta el día de los comicios.

Hasta último momento, los sondeos pronosticaban un resultado muy ajustado entre los conservadores y el bloque socialdemócrata, por lo que se preveía que Plenkovic se vería obligado a negociar una coalición con los ultras del nuevo Movimiento Patriótico (DP), del cantante Miroslav Skoro, si quería seguir gobernando.

Pero el resultado de las urnas sorprendió: con el 37,26% de los votos, la HDZ le sacó una ventaja de más de 12 puntos porcentuales a su principal rival, la alianza Restart (centroizquierda), liderada por el Partido socialdemócrata (SDP), de Davor Bernardic, que obtuvo el 24,87%, según los datos publicados por la Comisión Electoral Estatal.

Tras la clara derrota, Bernardic dimitió este lunes, al tiempo que se delineaba el probable pacto de Gobierno de los conservadores con las minorías étnicas y otras formaciones pequeñas.

Prescindir de la extrema derecha

Los analistas y la prensa destacaron este lunes que el europeísta Plenkovic y su HDZ han derrotado de forma convincente no solo a Restart, sino también al DP, que quedó en tercer lugar con el 11% de los sufragios. «Plenkovic puede componer el Gobierno sin Skoro», titula en primera plana el diario Novi list.

«Dudo que Plenkovic ahora busque pacto con Skoro [...] Plenkovic ha asumido desde el comienzo un enfoque centrista y ha logrado mover su partido hacia el centro», coincide el analista Gordan Cular en el rotativo Jutarnji list de este lunes.

La eventualidad de que los ultras llegaran el poder suscitaba entre los observadores políticos el temor a un mayor aumento de las tensiones étnicas, especialmente hacia la minoría serbia.

Desde la aparición del DP hace pocos meses, varias oenegés han denunciado un incremento de esas tensiones.

Dimite el líder de la oposición

Un día después de los comicios, Bernardic anunció su dimisión como presidente de su SDP, la principal fuerza de la oposición, debido a la estrepitosa derrota que sufrió.

Por su parte, Plenkovic ha comenzado a sondear el terreno para formar un alianza de Gobierno con los partidos de las minorías nacionales, de la diáspora (croatas que viven fuera del país) y otras pequeñas formaciones.

«Ellos dan un claro apoyo a la nueva mayoría parlamentaria y al Gobierno que encabezará Andrej Plenkovic», escribió este lunes en un tuit Marko Milic, portavoz del Gobierno.

En su orientación conservadora, la coalición sería similar a la que está ahora en funciones, y se prevé que sea estable, con una mayoría de 76 de los 151 escaños del Parlamento.

Así las cosas, el vicepresidente de la HDZ, Branko Bacic, auguró una rápida formación del nuevo gabinete.

Recesión económica

En estas elecciones marcadas por la gran incertidumbre que genera la pandemia de la covid-19, y en un momento en el que Croacia vive un repunte de contagios, los electores del país adriático han optado por la continuidad en el poder.

La estabilidad política es también clave para hacer frente la recesión económica causada por la crisis del coronavirus, que en Croacia podría situarse este año entre el 9,1 % -según la Comisión Europea (CE)- y el 10 %, de acuerdo con los economistas croatas.

La pandemia, decisiva en las urnas

Si bien Plenkovic ha sido objeto de críticas en los últimas días debido a diversos brotes de COVID-19, la percepción ciudadana dominante ha sido la de un manejo en general bueno de la pandemia por parte del Gobierno.

Y es que las cifras totales siguen siendo muy moderadas si se comparan a las de otros países europeos: Croacia ha contabilizado hasta ahora 3.151 casos confirmados, incluidos 113 pacientes fallecidos.

Cuán importante ha sido para los electores la eficacia a la hora de frenar la expansión del patógeno, lo muestra el hecho de que el candidato individual más votado, aun más que Plenkovic, fue el hasta ahora Ministro de la Salud y máximo responsable de la lucha contra la pandemia, Vili Beros (HDZ).

En esas circunstancias resultó decisiva la imagen de Plenkovic como líder seguro, moderado y con experiencia, frente al opositor Bernardic, físico de 40 años sin experiencia y con escasa popularidad.

«La gente tomó estos comicios como una elección de la persona que dirigirá al Gobierno en esta crisis del coronavirus, y en tal situación, Plenkovic, conocido y probado, triunfó», declaró la analista Tihana Tomicic a la televisión regional N1.

Tomicic recordó que a comienzos de abril, un sondeo mostró que un 75 % de los ciudadanos tenían confianza en el modo en que el Gobierno «manejaba la crisis».

Para aprovechar ese auge de apoyo popular, el Gobierno adelantó al verano estas elecciones legislativas, que en otra situación se hubiesen celebrado hacia el otoño.

Por otro lado, algunos analistas destacan que el bajo índice de participación en las urnas, del 47 %, atribuido al miedo a contagiarse, favoreció asimismo a la HDZ.

Más abstención

La afluencia a las urnas ha sido este domingo entre cuatro y ocho puntos porcentuales menor que en las legislativas del 2016, cuando alcanzó el 53 %, según estimaciones incompletas difundidas por la Comisión Electoral Estatal.

Debido a la necesaria distancia social de un mínimo de 1,5 metros, y el respeto de otras medidas de prevención, ante algunos colegios electorales se han creado largas colas de ciudadanos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La holgada mayoría del conservador Plenkovic disipa la opción de un pacto con los ultras para gobernar Croacia