El rapero Kanye West fantasea con postularse a presidente de EE.UU.

Rosa Paíno
R. Paíno REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Kanye West, durante una visita al Despacho Oval, en el 2018
Kanye West, durante una visita al Despacho Oval, en el 2018 MICHAEL REYNOLDS

Su anuncio choca con numerosos obstáculos para llegar a la cita del 3N

06 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El rapero Kanye West, la estrella mejor pagada en el 2020 y marido de la influencer Kim Kardashian, anunció el sábado por la noche en un tuit su intención de postularse a presidente de EE.UU., a cuatro meses de la cita electoral y sin haber oficializado su candidatura ante la Comisión Electoral ni creado un comité de campaña. «Debemos cumplir la promesa de América confiando en Dios, unificando nuestra visión y construyendo nuestro futuro. Me presento a presidente de Estados Unidos», escribió el cantante afroamericano con el hashtag #Vision2020. El rapero, firme apoyo de Donald Trump, no especifica si se presentará como independiente o en las filas de algún partido.

Uno de los primeros en reaccionar fue Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX. «¡Tienes mi respaldo total!», escribió el magnate, quien durante las primarias demócratas apoyó al candidato Andrew Yang. Pero en las redes sociales también dejaron constancia quienes consideran que el anuncio es un truco publicitario (una idea nada descabellada, ya que está a punto de sacar nuevo disco) o quienes se pregunta cómo puede pasar de ser un aliado de Trump a ser su rival. Otro se preguntan si no será un intento de alejar a los votantes negros y jóvenes del demócrata Joe Biden. Tampoco faltaban los memes de Kardashian como primera dama.

Veinticuatro horas después de la publicación del tuit, ni la Comisión Electoral tenía constancia de que West hubiera oficializado su candidatura ni sus representantes la habían corroborado. De confirmarse su candidatura, esta tendría que sortear muchos obstáculos si quiere llegar a la cita del 3N. Su única posibilidad real es presentarse como independiente, para ello debe cumplir varios requisitos: presentar un mínimo de firmas (unas 10.000, en gran parte de los colegios estatales) y registrarse en cada uno de los estados de EE.UU. Primer problema, el plazo ya se ha cerrado en cinco, entre ellos Illinois, por lo que no podría hacer campaña en su estado natal. En dos semanas, vence la fecha límite en otros seis.