Reino Unido se posiciona en contra de la nueva ley de seguridad de Hong Kong

El Foreign Office convocó al embajador chino para recordarle que esta legislación viola la declaración que Londres y Pekín firmaron sobre la excolonia británica

ZUMA Wire dpa

Redacción / Agencias

El Ministerio británico de Exteriores ha convocado al embajador chino en Londres, Liu Xioaming, para manifestar su oposición a la nueva ley de seguridad de Hong Kong. Según el Gobierno de Reino Unido, esta supone una «grave» violación de la declaración que Londres y Pekín firmaron en el 1984 al devolver esta región a China.

Esta declaración ha provocado una inestabilidad entre los gobiernos de ambos países. Un portavoz de la embajada china en Londres solicitó a los británicos que no interfieran en los asuntos de Hong Kong y respeten la posición de China, y señaló que su país se reserva el derecho a tomar las medidas «correspondientes». Según recoge Europa Press, el país asiático amenaza con tomar medidas contra el Gobierno de Boris Johnson como respuesta a sus declaraciones. «La parte china condena rotundamente (el gesto británico) y se reserva el derecho a adoptar nuevas respuestas», ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores, Zhao Lijian, en unas declaraciones recogidas por la prensa oficial de China.

Así mismo, el subdirector de la Oficina de Pekín para Hong Kong, Zhang Xiaoming, dijo que «la legislación es la segunda más importante después de la Ley Básica» -la miniconstitución de la ciudad- y «un hito en la política del Gobierno central hacia Hong Kong». Una legislación que para el Gobierno chino refuerza el concepto de «un país, dos sistemas».

Por su parte, desde Londres el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, comentó que China «como miembro en alza y líder de la comunidad internacional, es sensible al riesgo de su reputación ante todo esto», y reconoció que Reino Unido no puede forzar a China para impedir el bloqueo de la salida de ciudadanos de Hong Kong para residir en suelo británico, en declaraciones que recoge la agencia EFE.

Debido a su condición de excolonia británica, aproximadamente 350.000 hongkoneses poseen un pasaporte para Nacionales Británicos de Ultramar, que hasta ahora les permitía solicitar un visado para permanecer en Reino Unido durante seis meses. Ahora, debido al descontento de Londres con la nueva legislación china, estos ciudadanos y otros 2,6 millones de residentes podrán vivir en el país británico durante cinco años inicialmente. Este cambio permitirá que, tras vivir durante un período de tiempo en suelo británico, estas personas puedan adquirir el estatus de asentados en el país y un año más tarde la nacionalidad británica.

Un nuevo detenido por apuñalar a un policía en las manifestaciones

Desde la entrada en vigor de la ley china de seguridad nacional este martes, miles de personas participaron en una protesta al día siguiente para manifestarse en contra de la medida. Fue durante esta movilización cuando un manifestante apuñaló a un policía, que se encuentra estable tras ser hospitalizado. El hombre fue detenido en un avión que estaba a punto de despegar hacia Reino Unido, con un billete que compró tan solo dos horas después del apuñalamiento. 

Además, tres agentes de aduanas han sido suspendidos de empleo tras formar parte de los al menos 370 detenidos durante las protestas del miércoles. Desde el inicio de las manifestaciones, en junio del año pasado, el Gobierno ha reclamado a los funcionarios que no participen en ellas, ya que deben ser neutrales en asuntos políticos y ser leales al a jefa del Ejecutivo, Carrie Lam. Entre los arrestados también se encuentran diez detenidos por supuestamente infringir la nueva normativa, mientras que el resto de detenidos fueron por otros motivos como participación en una manifestación ilegal, alteración del orden público o posesión de armas ofensivas.

Crece el rechazo internacional

Países como Australia o Estados Unidos también se han manifestado en contra de la nueva ley que se ha establecido en Hong Kong. Por su parte, el país australiano está considerando acoger en su territorio a residentes de Hong Kong, aunque por ahora el Gobierno no ha especificado como llevaría a cabo este plan. «Cuando adoptemos la decisión final sobre esos aspectos haremos los anuncios correspondientes, pero si me pregunta si estamos preparados para dar un paso al frente y ofrecer ayuda, la respuesta es que sí», aseguró el primer ministro, Scott Morrison.  

Desde Washington, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo se ha posicionado completamente en contra de esta nueva medida. «Las fuerzas de seguridad ya están arrestando a los hongkoneses por atreverse a hablar y pensar libremente. El Estado de derecho ha sido aniquilado, y como siempre el Partido Comunista de China teme a su propia gente más que a nada», declaró. Su posición es firme y recalcó que «EE.UU. eliminará las exenciones de políticas que otorgan a Hong Kong un trato diferente y especial, con pocas excepciones».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Reino Unido se posiciona en contra de la nueva ley de seguridad de Hong Kong