Australia se suma al Reino Unido y ofrece refugio a los hongkoneses

Londres otorgará la nacionalidad a los nacidos antes de 1997

Manifestanes detenidos en Hong Kong por la policía tras la entrada en vigor de la ley de seguridad
Manifestanes detenidos en Hong Kong por la policía tras la entrada en vigor de la ley de seguridad

Shanghái / Colpisa

Nada más conocer que China había aprobado definitivamente la Ley de Seguridad Nacional, que castiga hasta con cadena perpetua cualquier acto de secesión, subversión o terrorismo en Hong Kong, el joven partido Demosisto anunció su disolución. Esta formación prodemocracia, liderada por Joshua Wong y nacida tras la revolución de los Paraguas del 2014, sabía que estaba en la diana de Pekín, y el pasado martes prefirió no correr riesgos innecesarios. Pero Wong está convencido de que aún puede acabar en una cárcel china, porque en la excolonia británica se ha establecido una oficina directamente controlada por Pekín para perseguir estos delitos.

Para que eso no ocurra, y con el fin de dar cobijo a los hongkoneses que se sientan amenazados, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado que su país abrirá un proceso para la nacionalización de quienes estén en posesión de un pasaporte de británico de ultramar, al que pueden acceder todos los nacidos en Hong Kong antes de 1997, fecha de su devolución a China. Aún no se ha detallado cómo será el proceso, pero sí que incluirá cinco años de residencia inicial y uno más hasta acceder a la nacionalidad, de la que se podrían beneficiar hasta tres millones de personas, casi la mitad de la población de la ciudad.

Taiwán ha planteado hacer algo similar. Aunque no ofrece la nacionalidad, ha establecido una institución para ayudar a los hongkoneses que quieran abandonar su lugar natal y establecerse en la isla. Según grupos de activistas, su número ya alcanza los 200. La nueva Oficina para los Servicios y el Intercambio Taiwán-Hong Kong tramitará los permisos de residencia e incluso ayudará a que sus titulares encuentren empleo. «Es un hito en el apoyo que el Gobierno [de Taiwán] da a la democracia y la libertad en Hong Kong», declaró el ministro Chen Ming-tong.

Preocupación en Camberra

Australia se sumó este jueves a la ola de solidaridad y anunció que baraja diferentes opciones para ofrecer en su territorio un lugar seguro a los hongkoneses. «Creemos que es importante y consistente con quiénes somos», declaró el primer ministro australiano, Scott Morrison, que se mostró «muy preocupado» por el impacto que la nueva legislación puede tener en los derechos y las libertades de los ciudadanos de Hong Kong. Si Camberra decide poner en marcha los mecanismos para acoger a los hongkoneses, podría airar a Pekín y empeorar aún más las relaciones entre ambos países, que ya se encuentran en mínimos históricos por diferentes razones.

China, por su parte, acusó al Reino Unido de violar los acuerdos alcanzados para la vuelta de Hong Kong a su soberanía en 1997, tras el anuncio de Londres. «Los compatriotas de Hong Kong, incluidos los poseedores de un pasaporte británico de ultramar son todos ciudadanos chinos», dijo el portavoz de Exteriores, Zhao Lijian, quien aseguró que, antes de la transferencia de soberanía, Londres «prometió claramente que no garantizaría la residencia permanente» a los poseedores de esa documentación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Australia se suma al Reino Unido y ofrece refugio a los hongkoneses