Putin acelera el pulso por el Kremlin

Rafael M. Mañueco MOSCÚ / COLPISA

INTERNACIONAL

Vladimir Putin, en un acto público en marzo
Vladimir Putin, en un acto público en marzo POOL New

Impaciente por ganar el plebiscito que le permitiría otro mandato, desvela en una entrevista su intención de concurrir a las presidenciales del 2024

24 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El presidente Vladímir Putin ha dejado claro por fin que todo el tinglado de la reforma constitucional que lanzó el pasado 15 de enero tiene como principal objetivo permitirle presentarse a las elecciones presidenciales del 2024 y a las del 2030, si así lo decidiese, y seguir en tal caso en el poder hasta el 2036. Así lo reveló inesperadamente el pasado domingo en una entrevista al canal público Rossia-1.

Fue en el programa Moscú. Kremlin, Putin. El presidente dijo que no descarta volver a postularse a la máxima jefatura del país en el 2024. Aclaró que es necesario que tal posibilidad esté ahí, ya que, de no ser así, «en dos años comenzarán las divagaciones a la búsqueda de un sucesor». Esto para él no es nada bueno porque, afirmó, «tenemos que trabajar, no buscar sucesores», dando así a entender de forma prácticamente inequívoca que se presentará a los próximos comicios y a los del 2030. Si sigue considerando para entonces que la búsqueda de su sucesor distrae demasiado a la alta dirección del país.

Hasta ahora, los encargados de diseñar la campaña de cara al 'plebiscito' del próximo 1 de julio, cuando la ciudadanía deberá pronunciarse sobre los cambios introducidos en la Carta Magna, habían procurado no llamar demasiado la atención sobre el hecho de que incluye una modificación de su artículo 81 que pone el contador de mandatos a cero para Putin y para el expresidente y ex primer ministro Dmitri Medvédev. Pero, de los dos, el que ya ha consumido con creces todos los mandatos posibles, tres más el actual en curso que finaliza en 2024, es el actual presidente, sin contar los años que estuvo al frente del Gobierno. Sin tal enmienda, Putin no podría volver a concurrir a unos comicios presidenciales. La propaganda oficial ha centrado la campaña en otros aspectos aparentemente más atractivos de la reforma, como la necesidad de actualizar anualmente las pensiones y el salario mínimo. Algo que ha debido de ser contraproducente, según ciertos sondeos secretos encargados por el Kremlin, porque ahora se ha comprendido la necesidad de decir las cosas claras.